ÚLTIMO MINUTO :

Isaac Ramírez – septiembre 04, 2019

Alrededor de cien personas, entre jugadores, entrenadores y padres de familia del Club Raiders, protestaron esta tarde afuera del palacio municipal de Atizapán, para exigir a la alcaldesa Ruth Olvera Nieto, que les permita seguir ocupando el campo de futbol americano ubicado en el fraccionamiento Mayorazgos del Bosque para seguir entrenando, luego de que fuera clausurado en abril de 2019.

Desde las 16:00 horas, arribaron a la explanada municipal jugadores y ex jugadores del club deportivo, solicitando una reunión con la alcaldesa para solicitarle que no contravenga con el mandato de su jefe político, Andrés Manuel López Obrador, quien ha señalado que no se deben cerrar espacios deportivos y se debe acercar el deporte a los jóvenes para evitar que se enrolen con el crimen organizado.

El presidente de la asamblea del Club Raiders, Luis Felipe Díaz Muñoz, informó que el objetivo de la protesta es buscar una negociación con el Ayuntamiento de Atizapán, lejos del aspecto legal que sigue su curso, con la finalidad de que puedan seguir entrenando y realizando sus ligas como en el pasado, en este espacio ubicado en la Avenida de la Iglesia y Oropéndula.

«No estamos queriendo venir a pelear, no queremos tener una posición de encontronazo con el gobierno, sino lo que queremos es entender cuál es la situación y nosotros acercarnos para tener esa libertad de hablar y de comunicarnos», señaló.

Indicó que Raiders es uno de los pocos equipos que no tienen dueño, por lo que son los propios padres de los jugadores, quienes se han encargado de la administración desde hace 41 años y de donde han salido un sinfín de jóvenes que hoy tienen una actividad laboral y social importante. 

Agregó que, en caso de que el gobierno local ceda a su petición, estarían dispuestos a cubrir las deudas que actualmente el equipo tiene en materia de predial, agua potable y luz, además de subsanar las observaciones que realizó Protección Civil durante la visita y posterior clausura del lugar.

«Si aceptamos que, desde el momento en que no pudimos estar en nuestro campo, se dejaron de pagar cuentas, y estamos por cumplir con nuestras responsabilidades como club, pero lo que queremos llegar a un acuerdo y hacer un trato como pasó también en la Ciudad de Mexico, donde el Club Vaqueros tuvo una situación similar y fueron escuchados por la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum», manifestó el director deportivo, Ernesto Gori.

Al respecto, el director jurídico de Atizapán, Agustín Torres Delgado, dio a conocer que desde 1973 el campo de fútbol americano de los Raiders es propiedad del Ayuntamiento, luego de que la empresa constructora del fraccionamiento Mayorazgo del Bosque cediera el predio de ocho mil 534.27 metros cuadrados como un área de donación que debería usarse como un bien común a favor de la población.

Explicó que, en los expedientes del gobierno municipal no existe ningún documento que avale una cesión de la administración local hacia el club deportivo, por lo que a lo largo de estos 41 años, se negoció de palabra entre las autoridades municipales y los propietarios de la mesa directiva.

Detalló que en 2014, el Ayuntamiento decidió emprender un juicio legal, con el objetivo de que éste pudiera recuperar el predio, ya que a lo largo de estos años se lucró con él, a pesar de que no se puede obtener una ganancia con el patrimonio municipal, pues estimó que el Club Raiders llegaba a cobrar hasta 10 mil pesos por niño en cada temporada.

Subrayó que el 02 de junio de 2017 resolvió a favor del Ayuntamiento el juicio y se obligaba a los ocupantes a devolver el predio en un periodo de ocho días; no obstante, a partir de ahí, se comenzó a operar una serie de amparos y apelaciones que mantienen vigente el proceso legal.

Sostuvo que también se promovió un recurso penal en contra de Saturnino Lino de Jesús, quien fuera conserje del campo, y quien presuntamente fue usado por los integrantes de la mesa directiva para invadir el espacio y, posteriormente, quererlo reclamar como propio, a pesar de que es propiedad del municipio; todo ello, dijo, bajo la asesoría de quienes encabezaban la dirección del club deportivo.

Además, el funcionario municipal descartó negociar con los manifestantes y que el ayuntamiento les vaya a otorgar otro espacio en la demarcación, y negó que la administración municipal pretenda cambiar el uso de suelo del campo para permitir la construcción de un desarrollo habitacional o una zona comercial.

En abril de 2019, la Dirección de Protección Civil realizó una visita al campo de juego y clausuró el espacio, luego de que encontrara riesgos en bardas perimetrales que estaban a punto de vencerse, además de localizar supuestamente una alta concentración de basura en el sitio que podría poner en riesgo la salud de la población que habita en la zona aledaña.

error: Content is protected !!