ÚLTIMO MINUTO :

No es por intrigar, pero…

Se busca amante de la naturaleza

Aunque el martes fue enviada la solicitud al Congreso del Estado de México para que los legisladores autoricen la desincorporación del predio de más de 154 mil metros cuadrados que conforman al ex tiradero municipal de Tlalnepantla, con el fin de que éste pueda ser vendido mediante una subasta pública para obtener al menos 59 millones de pesos que pretenden destinarlos al pago de la deuda histórica de esta demarcación, la cual asciende a 460 millones de pesos, lo cierto es que difícilmente las autoridades locales podrán conseguir un comprador que esté interesado en adquirirlo, sin incumplir la norma ambiental.

Y es que, a pesar de que los funcionarios municipales han señalado que el predio podría ser muy atractivo para algunos compradores, al contar con un uso de suelo que, entre otras cosas, puede ser utilizado para la edificación de auditorios, teatros, cines o estacionamientos, lo cierto es que la Norma Oficial Mexicana NOM-083-SEMARNAT-2003, establece que, una vez terminada la obra de clausura, el sitio SOLO podrá utilizarse para colocar parques y jardines siempre que se garantice la seguridad de los usuarios y queda completamente descartada la construcción de espacios para uso habitacional y centros educativos, por lo que el interesado tendrá que amar mucho el medio ambiente para cumplir con lo que dice la norma o, de lo contrario, se podrá meter en tremendo problema legal.

Dicen que quieren hueso

Nos cuentan que morenistas marcharon ayer en Nezahualcóyotl, disfrazados de organizaciones civiles, para «exigir obras y servicios», lo que no dijeron los manifestantes es que están molestos por no haber encontrado puestos en el gobierno de Juan Hugo de la Rosa García, a quien ya habían amagado con salir a las calles si no cedía.

Sin embargo, nos cuentan que al no encontrar eco, seguirán las protestas hasta que «aflojen» algún puesto en el Ayuntamiento o se cansen. A ver quién aguanta más. ¿No qué eran diferentes?

¿Amigos y rivales?

¿Qué tanto costo político estará dispuesto a aguantar Patricia Durán Reveles para seguir manteniendo a Manuel Espino en su administración? Es la pregunta que se hacen propios y extraños que miran desde lejos cómo el “súper secretario de Gobierno” ha puesto en jaque a la administración municipal en varias ocasiones, lo que le está implicando un desgaste a la alcaldesa de Naucalpan, quien no es vista con malos ojos entre la ciudadanía.

Y es que, a pesar de que la aceptación y la imagen de Durán Reveles no es mala entre sus electores, las diferencias que ha tenido Espino con los propios dirigentes de las comunidades, así como con síndicos y regidores de hasta su propio partido, y hasta con Felipe Calderón y otros viejos políticos con los que viene arrastrando diferencias del pasado, han comenzado a permear en la opinión de los ciudadanos, quienes dicen que prefieren alejarse en lugar de que les cierren las puertas en la nariz. ¿Valdrá la pena sacrificarse o será mejor tenerlo de a lejitos? Es la pregunta que no requiere respuesta.

Is Ram

Read Previous

Explosión por gas deja cuatro lesionados en Neza

Read Next

Sujeto que mató a una chica en una carnicería de Ecatepec, se escondía en Oaxaca

error: Content is protected !!