¿Te vacunaron de niño contra el sarampión? podría no ser suficiente

Redacción – mayo 1, 2019

El movimiento antivacunas que se ha popularizado a nivel mundial ha puesto en alerta a los sistemas de salud, debido a que está propiciando la aparición de brotes de enfermedades que ya habían sido erradicadas en algunas naciones.

Tal es el caso del brote de sarampión, que tiene en alerta a muchos países, sobre todo a Estados Unidos, donde se reportan más de 700 casos, la mayoría en personas no vacunadas.

Y esta cercanía con México es lo que también ha encendido los focos rojos, porque tras el periodo vacacional en el que algunos mexicanos suelen ir a pasear a esta nación y otras de Europa donde actualmente hay brotes de la enfermedad, podrían registrarse casos de contagio en nuestro país.

Por este motivo, los sistemas de salud recomiendan a los jóvenes adultos mexicanos, aplicarse la vacuna triple viral (sarampión, rubeola, paperas) o doble viral (sarampión y rubeola), sobre todo las mujeres en edad fértil.

Ana Grajales Beltrán, médico en Infectología Pediátrica, señala que si la gente, sobre todo la generación 1970 a 1989, no conoce su estado vacunal, debe buscar la vacunación como medida de prevención.

Esto debido a que a los nacidos antes de 1989, sólo se les aplicó una dosis de la vacuna contra el sarampión, contando con una efectividad del 93%.

A los inmunizados entre 1963 y 1967, con vacunas de virus muertos, es recomendable recibir la versión actual de la vacuna que es más efectiva.

Actualmente los niños reciben 2 dosis de la triple viral, una combinación contra el sarampión, rubeola y paperas (SRP), la cual tiene una efectividad del 97%.

Y aunque no es obligatorio aplicarse la vacuna, sí es recomendable que lo consultes con tu médico, quien te orientará para saber si es necesario o no vacunarte contra el sarampión, sobre todo si planeas viajar a los países donde actualmente hay brotes de esta enfermedad.

El sarampión se propaga fácilmente a través de pequeñas gotas de saliva al toser o estornudar, los síntomas en los contagiados aparecen hasta diez o catorce días después de la exposición.

Los síntomas incluyen tos, secreción nasal, inflamación de los ojos, dolor de garganta, fiebre y un sarpullido rojo, con manchas en la piel.

Actualmente no hay ningún tratamiento para una infección establecida de sarampión, pero los antifebriles de venta libre y la vitamina A pueden ayudar con los síntomas.

Comentarios

comments