ÚLTIMO MINUTO :

El poder que queremos las mujeres

*Ana Lilia Herrera Anzaldo – mayo 28, 2019

Sí, las mujeres queremos poder: poder estudiar y trabajar en lo que deseamos; poder vivir tranquilas, sin miedo a ser acosadas, agredidas, discriminadas o asesinadas; poder tener programas gubernamentales que atiendan nuestras necesidades hoy que, además del cuidado de nuestra familia, estamos incorporadas a la vida productiva y en muchos casos, somos jefas de hogar.

Lograrlo en condiciones de igualdad respecto de los hombres, requiere el conocimiento de las problemáticas que vivimos y debe traducirse en presupuestos, políticas públicas y un sistema de justicia con perspectiva de género, que realmente representen los anhelos y derechos de millones de mexicanas que viven discriminación, violencia, inseguridad y pobreza.

Por eso es de enorme relevancia que la semana pasada aprobáramos –por unanimidad— en la Cámara de Diputados, una medida permanente para que las mujeres estemos representadas en los órganos de decisión: México será el primer país del mundo que establezca en su Constitución el principio de paridad transversal.

Un logro de todas: desde aquellas madres que hoy levantan la voz para exigir que no desaparezcan los refugios contra la violencia familiar, las estancias infantiles o las escuelas de tiempo completo, hasta los colectivos que, dejando a un lado partidos e ideologías, como Mujeres en Plural y 50+1, han dado la batalla para consolidar los derechos políticos de las mexicanas.

Pero, ¿qué significa este principio de paridad, ahora obligatorio? Que las personas titulares de las secretarías de despacho del gobierno federal, los gobiernos estatales y municipales, los organismos autónomos y la postulación de las candidaturas de los partidos políticos, deberán ser mitad hombres y mitad mujeres.

Adiós a los tribunales, a la discriminación y las resistencias que han superado lo imaginable: primero con las “Juanitas”, (mujeres registradas como candidatas propietarias para luego ceder el cargo de representación popular a un hombre) o a casos como los 17 candidatos acusados en Oaxaca de falsear su identidad, asumiéndose como transgénero, para evadir el porcentaje de paridad de género.

Por mucho tiempo en México, la perspectiva de género ha estado excluida de políticas públicas y hoy atestiguamos con sorpresa la incongruencia de un gobierno que se dice de izquierda, pero cuya visión populista no solo carece de una estrategia para atender las necesidades de las mujeres y sus familias, sino que elimina de un plumazo presupuestos y programas.

Los niveles de violencia contra las mujeres que vivimos en el país y que incluso llegan a los feminicidios, así como las profundas desigualdades en todos los ámbitos de la vida privada y pública, no pueden estar sujetos a ocurrencias o caprichos: exigen claridad y continuidad en su atención, pero también mujeres preparadas, congruentes y valientes, que no obedezcan el dictado de un “líder”, sino que den la batalla diaria por los derechos de todas.

*Diputada federal.

Sol Sanchez

Read Previous

VIDEO: C5 capta choque de automóvil y moto en Naucalpan

Read Next

Derrumbe en obra en la CDMX deja dos heridos