No es por intrigar, pero…

Se les puso dura la cosa

Vaya reto que tienen enfrente la Policía de Investigación del Estado de México y la Fiscalía General de Justicia de la entidad, pues tras el asesinato del segundo regidor de Atizapán, Rodrigo Segura, ediles de varios municipios del Valle de México han decidido romper el silencio y denunciar que también han recibido amenazas y han tratado de extorsionarlos. Y aunque la secretaria de Seguridad, Maribel Cervantes, afirmó el viernes que apenas sumaban 15 denuncias por este motivo, seguramente esta tarde las cuentas se le saldrán de control con un delito que tiene en vilo a transportistas y empresarios, pero que, de no atenderse a tiempo y evitar otro homicidio en la política mexiquense, podría originarle una crisis de seguridad al Estado de México y nadie quiere entregarle malas cuentas al gobernador que va «fuerte y con todo» contra los delincuentes.


Se ponen las pilas

Mientras que en el Partido Revolucionario Institucional (PRI) las cosas no parecen mejorar, al reciclar a los mismos cuadros de siempre para encabezar los esfuerzos para acercarse a la militancia, como ocurrió el fin de semana con la toma de protesta de la nueva dirigente de la Confederación Nacional de Organizaciones Populares (CNOP) en el Estado de México, ahora a cargo de Sandra Méndez, en el Partido Acción Nacional (PAN) trabajan para retomar en breve su escuela estatal de cuadros, para formar nuevos liderazgos desde la base y evitar que les vuelva ocurrir lo de las elecciones de 2017, cuando tuvieron que importar a una candidata que nunca generó arraigo entre los mexiquenses. ¿Le sucederá lo mismo al priísmo mexiquense en las próximas elecciones?

Hablando de perdones y traiciones

Luego del chiste, ay perdón, de la solicitud que realizó el presidente Andrés Manuel López Obrador a los reyes de España para que hagan pública una disculpa por la Conquista y las atrocidades que cometieron con el pueblo azteca hace 500 años, nos viene a la mente si en pocos años predicará con el ejemplo y también él pedirá perdón a los pueblos originarios del sureste mexicano que serán desplazados por el tren maya, con un proyecto que a todas luces evidencia que movilizará a comunidades mayas y arrasará con la selva que por esos mismos años han tratado de preservar.

Comentarios

comments