Microbuses, peligro para la ciudad y usuarios

COLUMNA ESPACIO VERDE

Lic. Carlos Madrazo Silva – febrero 6, 2019

En la Ciudad de México y su área conurbada la gran mayoría de los viajes en transporte público se siguen realizando en microbuses, autobuses y combis que ya cumplieron su vida útil. Esto provoca un grave peligro de doble efecto. Por un lado, estas unidades, en tanto la antigüedad de sus motores, causan importantes daños a la atmósfera capitalina por la gran cantidad de emisiones peligrosas que despiden al circular día a día en las principales avenidas. Por el otro, los usuarios que las utilizan diariamente, lo hacen en medio de la inseguridad, malas condiciones de los vehículos y la baja calidad del servicio.

De acuerdo con un análisis de la Secretaría de Movilidad (Semovi), de las 25 mil 897 unidades de transporte concesionado, entre microbuses- que usan gas LP y no han sido modificados- autobuses y vagonetas en la ciudad, unas 16 mil tienen entre 25 y 30 años de antigüedad. El servicio que brindan responde a una organización ineficiente en 128 rutas y mil 240 derroteros no planeados. No tienen conexión masiva y su actividad está controlada por cúpulas de transporte que compiten por la captación de usuarios.

El estudio añade que los operadores, en general, no tienen capacitación mínima y constantemente violentan las normas de tránsito para ganar pasaje, causando accidentes muchas veces con resultados fatales para los usuarios. En este sentido, hay que apuntar que tan sólo durante 2017, la Secretaría de Seguridad Ciudadana registró 26 mil 634 denuncias de accidentes en el área de movilidad y transporte, lo que impactó en transeúntes, usuarios y operadores tanto de microbuses como de vagonetas.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

VA FGR CONTRA LA CNTE POR BLOQUEOS A VÍAS FÉRREAS

AMLO ANUNCIA PLAN PARA DEUDORES DE CRÉDITOS DEL INFONAVIT

Como vemos, el panorama no es nada óptimo sobre este tipo de transporte, que, pese a todo, es el más utilizado por una gruesa mayoría de habitantes de la Ciudad de México y su área Metropolitana, con un total de 11.5 millones de viajes diarios. Entonces, se debe aplicar de inmediato un programa integral de renovación de unidades.

En este sentido, sería conveniente volver a estudiar las bondades de aquél programa de “deschatarrización” cuya aplicación quedó pendiente durante la administración local anterior; o bien, lo que las autoridades actuales determinen, pero urge tomar medidas ante la problemática de doble vía que causan micros, combis y autobuses. No puede haber más plazos ante esta apabullante realidad.

Comentarios

comments