Desarrollan mexicanos auto ‘cero emisiones’

Hoy Estado de México – diciembre 27, 2018

Científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) desarrollaron el prototipo de un automóvil que no emite gases contaminantes al medio ambiente, al funcionar con hidrógeno como fuente primaria de energía.

Este vehículo, bautizado como Sicarú, un vocablo zapoteco que significa “lo mejor o más bello”, fue desarrollado en el departamento de Química como una muestra de que el uso de energías alternas aplicadas al transporte se perfila como una nueva opción para evitar la generación gases responsables del cambio climático.

Es un transporte libre de contaminantes, no hay emisión de dióxido de carbono (CO2), se produce una energía eléctrica limpia, es un sistema amigable con el medio ambiente, no hay gases, no hay ruido”, destacó Omar Solorza Feria, responsable técnico del proyecto.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Sicarú trabajará con un tanque de hidrógeno como energía, el cual alimenta una celda de combustible para producir electricidad, misma que carga un banco de baterías.

Los científicos a cargo del proyecto prevén agregar otra fuente de energía al vehículo a través de paneles fotovoltaicos para aprovechar la energía del Sol y cargar el banco de baterías.

Lo más importante del vehículo es la celda de combustible, es la que va a producir energía eléctrica capaz de cargar un banco de baterías, con éste alimentamos la energía eléctrica, que va a los motores”, explicó Andrés Rodríguez Castellanos, miembro del Departamento de Química del Cinvestav.

En el Sicaru, los motores hacen las veces de la rueda y no cuenta con caja de velocidades, cadenas o poleas, porque la misma electrónica de alimentación hacia los motores hace que funcione mediante un acelerador, que si se pisa más a fondo retroalimenta información y avanza más rápido, detalló Rodríguez Castellanos.

En el freno también aprovechamos la energía en su totalidad, porque es electromagnético regenerativo; si queremos detenernos, esa inercia mueve los motores en forma de generador y cargamos el banco de baterías”, apuntó.

El chasis, el cual cumple con las pruebas que marcan las normas de transporte, será elaborado en su totalidad de aluminio y la carrocería de fibra de carbono para dar al automóvil ligereza y resistencia.

Los especialistas estiman que el vehículo pese 400 kilos, para transportar cerca de 700 kilos a una velocidad máxima de cercana a los 45 kilómetros por hora, durante dos horas.

En caso de agotar el hidrogeno y no haya sol disponible, el auto podrá enchufarse directo a la corriente alterna para cargar sus baterias.

Omar Solorza Feria, originario de Unión Hidalgo, Oaxaca, indicó que este transporte estará encauzado a apoyar a las personas con discapacidad, ya que está diseñado para tres personas, el conductor, copiloto y un acompañante con silla de ruedas en la parte trasera.

Con información de medios.

Comentarios

comments