Oficial, a partir de 2019 un kilo ya no pesará un kilo

Hoy Estado de México – noviembre 16, 2018

Un cilindro metálico del tamaño de una pelota de golf encerrado en una bóveda en Francia ya no será la referencia de peso para el kilogramo a partir de 2019.

Este viernes la Conferencia Internacional de Pesos y Medida reunida en Versalles aprobó un histórico cambio en el Sistema Internacional de Unidades (SI) que afectará al amperio, al kelvin, al mol y, por supuesto, al kilo.

A partir del siguiente año planean usar una fórmula científica que define la masa exacta de un kilo. El cambio tendrá aplicaciones prácticas en las industrias y ciencias que requieren un examen ultraprecisas de la masa.

Esto significa la “jubilación” del gran K, el kilo que presidía a todos los demás desde 1889. El kilo patrón, fabricado con una aleación resistente a la corrosión de 90% de platino y 10% de iridio, pocas veces ha visto la luz del día, pero ha cumplido una función crucial como la base del sistema internacionalmente para medir la masa del cual depende, por ejemplo, el comercio internacional.

Se tomó esta decisión ya que con el tiempo, el cilindro que rige al kilogramo ha sufrido cambios y ha perdido algunos miligramos; alterando su peso real.

La “K” cederá su lugar a la “h”, una constante descubierta en 1900 por el físico Max Planck, al cual es el producto de una energía por un tiempo.

La unidad seguirá siendo la misma, es decir, se seguirá hablando de kilos; solo cambiará su definición. Esta modificación abrirá la oportunidad para usar nuevas tecnologías y así poner en funcionamiento las definiciones.

El valor de la unidad de masa ya no dependerá de un objeto, sino de una constante de la naturaleza.

En lugar de usar el kilogramo clásico como criterio, los científicos usarán la constante de Planck para definir un kilogramo, lo que varía en unos 50 microgramos menos. El nuevo valor del kilogramo se deriva de la constante de Planck gracias a una balanza de potencia.

La constante de Planck es la cantidad de energía liberada en la luz cuando los electrones en los átomos saltan de un nivel de energía a otro. Ese número ahora será exactamente de 6.62607015 x 10 ^ -34 J·s. Para realizar sus mediciones, los científicos usarán un instrumento electromagnético sensible conocido como balance de Kibble.

Con información de medios.

Comentarios

comments