Deudas con el fisco pueden ser heredadas

Hoy Estado de México – noviembre 4, 2018


Cuando un contribuyente muere y se avisa al Servicio de Administración Tributaria (SAT) para eliminar su Registro Federal de Contribuyentes (RFC), sus obligaciones fiscales ahí no terminan, informó El Universal.

No dar de baja a un fallecido ante el SAT puede traer muchos problemas a sus familiares.

En lo que va de este sexenio, el SAT tiene casi 3 mil avisos por defunción, de un universo de 70.5 millones de contribuyentes activos que están vivos.

Según la nota, de diciembre de 2012 a octubre de 2018 se habían registrado 282 mil 433 avisos por defunción en el padrón del RFC.

La Procuraduría de la Defensa del Contribuyente (Prodecon) destaca la importancia de hacer este trámite, que afirma, es fácil y sencillo.

Y advierte que el no hacerlo puede atraer graves problemas.

Ante ello, la ómbudsman fiscal, Diana Bernal, señala que las obligaciones fiscales se acaban con el contribuyente fallecido, pero no con relación al patrimonio del muerto, porque si tenía una deuda fiscal, el heredero la enfrentará.

La Prodecon ha identificado que una de las principales problemáticas que se han presentado en el caso del fallecimiento de un contribuyente es que los familiares desconocen la situación fiscal del mismo.

En casos de esta indole Prodecon puede investigar para concluir adecuadamente la relación tributaria del contribuyente que perdió la vida.

 

Comentarios

comments