Semefo de Edoméx registra 3 mil 275 cuerpos sin identificar

Claudia Rodríguez – octubre 22, 2018


Hasta septiembre de este año el registro Nacional de Datos de personas Desaparecidas o Extraviadas contabilizó más de tres mil 834 casos en el estado de México, algunas de las cuales son encontrados sin vida; aunque no siempre es posible entregarlos a sus familiares porque no son identificados.

Parte del proceso por parte del Servicio Médico Forense (Semefo) es levantar el cuerpo y trasladarlo a sus instalaciones para realizar la necropsia de ley que determine las verdaderas causas de la muerte, y buscar alguna identificación para saber la identidad de la persona y así dar con sus familiares para que puedan reclamar el cuerpo.

Los muertos de nadie

En algunos casos aquellas mujeres y hombres se convierten en los muertos de nadie, su cuerpo permanece en una plancha del Semefo sin un nombre o apellido sólo con un número, en este sentido, la Fiscalía General de Justicia del Estado de México, informó que de acuerdo con la Ley de Salud en la entidad, los cuerpos permanecen en la morgue 72 horas luego de su llegada y antes de ser sepultados, aunque este tiempo se puede extender varios días, lo que permite abrir una posibilidad para permitir la identificación.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

En el Estado de México, el número de cadáveres sin identificar es de tres mil 275, de acuerdo con datos del fiscal estatal, Alejandro Gómez Sánchez.

Antes de que se cumpla el plazo, los cuerpos sin identidad son sometidos por peritos a muestras de fotografía, ropas, odontología y genética, que consiste en tomar un pedazo de costilla, y si a futuro hay un posible familiar, se le saca sangre y se cruzan los códigos genéticos.

Desde marzo de este año la Policía Federal, implementó un programa denominado “Toma de muestra” que consiste en colocar sangre en una tarjeta FTA que son analizadas en laboratorios cuyo objetivo es encontrar las coincidencias de perfiles genéticos que se toman a familiares de personas desaparecidas, informó Ariel Badillo Lozano, integrantes de la división científica de la coordinación de criminalística de la PF.

“Las confrontamos con la base de datos que se tiene a nivel nacional con la búsqueda de personas desaparecidas”, explicó.

Los resultados han sido alentadores, ya que gracias a esta prueba cuerpos que permanecían en el Semefo regresaron con sus familiares.

Badillo Lozano detalló que en la actualidad hay miedo por parte de la ciudadanía al momento de realizar dicho trámite, ya que muchas veces el occiso murió por temas de narcotráfico, ajuste de cuentas, secuestro o algún otro delito por lo que no reclama el cuerpo de su familiar.

“Es complicado el tema, mucha gente no acude a la toma de muestra por miedo o no quieren denunciar, aunque no es impedimento para nosotros el que tengan una denuncia”, comentó.

El espacio de los olvidados

Después de todo ese proceso y cuando aquel cuerpo no es reclamado, su destino es la fosa común donde no hay distinción de clases sociales, color de piel o sexo.

En el caso del Valle de Toluca, existe una hectárea ubicada en el panteón municipal, la cual la han denominado “el espacio de los olvidados” para las personas fallecidas que no son reclamadas.

Ha este espacio han llegado más de seis mil cuerpos, cuyas personas fallecieron en accidentes vehiculares, por homicidio, que fueron abandonados en hospitales, indigentes,
inmigrantes ilegales de Centroamérica y personas vinculadas con el crimen organizado.

En la entidad mexiquense sólo existe la fosa común del panteón municipal que funciona como la última morada de aquellos que no cuentan con una identidad.

En lo que va del año, la Comisión para la Protección contra los Riesgos Sanitarios ha llevado a cabo 13 visitas de verificación, en los municipios de Acambay, Texcoco, Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Tenancingo, Aculco, Zinacantepec, San Felipe del Progreso, Tepotzotlán y Temascalcingo, a efecto de otorgarles la licencia sanitaria, para que puedan recibir cadáveres en áreas destinadas como fosa común.

Lo cierto es que cada uno de esos hombres o mujeres que llegan a un espacio donde ya hay más restos comparten algo, el abandonado, no tienen alguna cruz, no hay nombre y no cuentan con el recuerdo de una flor.

Comentarios

comments