Hallan plomo, zinc, mercurio y arsénico en lluvia de CDMX

Hoy Estado de México – octubre 17, 2018

Un reporte de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) alertó sobre la presencia de sustancias altamente tóxicas en el agua de lluvia de la Ciudad de México, como aluminio, plomo, zinc, mercurio, arsénico y níquel, entre otros.

Un reciente estudio del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la máxima casa de estudios advirtió la peligrosidad de estos elementos químicos, que pueden entrar al organismo de manera dérmica o por ingesta y pueden provocar enfermedades respiratorias, ardor, dolor de garganta, diarreas y fiebre.

De acuerdo con la investigadora Rocío García, esta alteración en la química de las precipitaciones pluviales es fruto de la industrialización y la alta densidad poblacional.

Al participar en la conferencia de prensa ¿Beber agua de lluvia sin tratar es seguro para la salud?”, la científica explicó que al caer, las precipitaciones absorben de la atmósfera las partículas y gases emitidos tanto por fuentes naturales como la actividad volcánica, y antropogénicas, como por emisiones vehiculares e industriales.

Todos los contaminantes presentes en el agua, añadió, son depositados en la superficie terrestre tras un aguacero, impactando negativamente en la calidad de los suelos.

Otra de las conclusiones del estudio de la UNAM es que el agua pluvial solo puede ser utilizada para tareas como lavar automóviles y algunos tipos de ropa, o para riego, pero no para consumo humano.

“Para ello se requiere de procesos complejos de filtración y someterla a lámparas de ozono para eliminar microorganismos”, precisó García.

Asimismo, apuntó que cuando la lluvia es acompañada de truenos, estos irradian amoniaco, que aunado a la radiación y a las condiciones atmosféricas se convierte en amonio.

Además, las precipitaciones pluviales contienen óxido de nitrógeno y óxido de azufre, los cuales, al reaccionar con el agua forman ácido nítrico y ácido sulfúrico, originando la llamada lluvia ácida, una problemática que en algunas zonas de México está dañando yacimientos prehispánicos.

Comentarios

comments