Surgen guardias comunitarias al oriente de Edoméx

Manuel López – septiembre 24, 2018


El incremento de la inseguridad y la falta de vigilancia por autoridades en la zona oriente del Estado de México ha provocado que los propios habitantes organicen guardias comunitarias para resguardar a la población.

A principios de septiembre, habitantes de la comunidad de San Jerónimo Amanalco, a unos 8 kilómetros del centro del municipio, se organizaron para crear grupos de vigilancia ciudadana con el fin de reducir los índices de delincuencia en la zona.

El grupo se organizó luego de que varios de sus pobladores fueron víctimas de asaltos a altas horas de la noche por grupos delictivos que utilizaban camionetas para saltar a los pobladores en diferentes puntos del poblado.

“Tenemos que cuidarnos de los asaltos porque aquí en la zona alta de la montaña no hay patrullas. Apenas asaltaron a uno de nuestros vecinos y a otro lo golpearon en plena calle sin que las autoridades puedan evitarlo. La verdad necesitamos seguridad de la policía o de nosotros mismos”, narró uno de los vecinos.

Instalación de retenes

De acuerdo con los habitantes, en los últimos meses los despojos de aparatos electrónicos como celulares, computadoras y dinero en efectivo se han incrementado por la falta de vigilancia de patrullas en la parte de la montaña.

“En Santo Tomás, Apipilhuasco, San Pedro Chiahutzingo, Santa María, Santa Inés y la entrada principal se montaron retenes desde las 10:00 de la noche sobre todo para evitar que los delincuentes puedan escapar”, explicaron autoridades comunitarias.

Asimismo, los grupos comunitarios utilizan piedras y armas blancas para amenazar a los delincuentes, quienes amenazan con linchar si son capturados tras cometer delitos en el poblado, pues tendrán venganza por los propios habitantes.

Intentos de linchamiento

Como una medida para inhibir los asaltos, los pobladores amenazan a los delincuentes con lincharlos en caso de ser sorprendidos, pero va más allá de una sola amenaza, pues la irritación social ha llevado a 50 intentos en lo que va del año en la entidad.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 

En la zona oriente se han registrado seis casos en Chalco; dos casos en los municipios de Ixtapaluca y Valle de Chalco y uno en Texcoco, Axapusco, Tepetlaoxtoc y Amecameca.

El sociólogo Raúl Rodríguez Guillen explica que mientras las condiciones de injusticia prevalezcan y las autoridades encargadas de brindar seguridad pública no lo logren, los intentos de linchamiento seguirán registrándose y con mayor frecuencia e intensidad.

Antecedentes

El grupo de vigilancia vecinal no es el primero que se organiza en el oriente de la entidad mexiquense. En octubre de 2015 pobladores de San Francisco Zentlalpan crearon guardias similares por los asaltos que sufrieron los vecinos de la comunidad que regresaban a sus domicilios tras su jornada laboral en la Ciudad de México.

En ese entonces el grupo tomó las experiencias de comunidades vecinas como del municipio de Tlalmanalco que habían organizado pequeños equipos de seguridad para evitar los robos en la localidad. En ese entonces durante tres meses los pobladores vigilaron los accesos al poblado.

“Tuvimos que estar revisando a quién entraba y salía para conocer a los ladrones que venían a asaltar a la gente, por eso pusimos los retenes y pues la verdad después de eso ya no hubo asaltos. La gente encontró confianza y los policías ya realizaban más rondines”, explicó uno de los líderes.

Comunidades alejadas, las más vulnerables

Y es que estudios realizados por el Instituto Catalán de Antropología demuestran que mientras las autoridades mexicanas dejan un vacío de poder en las comunidades alejadas a los centros de desarrollo, los grupos delictivos aprovechan esa condición para amenazar a las poblaciones.

“En los territorios indígenas confluyen viejas y nuevas violencias que comportan la privación de los derechos, generan una creciente vulnerabilidad social y ponen en riesgo la sobrevivencia física y cultural de los pueblos afectados”, explicó Giovanna Gasparello.

Por lo pronto, los vecinos de Texcoco, con un gobierno morenista esperan que las autoridades refuercen la seguridad en las inmediaciones de los poblados, quienes por años habían gozado de tranquilidad en la zona montañosa de la localidad.

Comentarios

comments