San Mateo Atenco bajo un ciclo anual de inundaciones

Osvaldo Saldaña – septiembre 10, 2018

Como cada año durante la temporada de lluvias, los pobladores de San Mateo Atenco, en el Estado de México, enfrentan los efectos de un ciclo que nuevamente dejó inundaciones en calles, comercios, escuelas y viviendas.

Este domingo nuevamente cayó una fuerte lluvia; aún los habitantes sufren los daños de la inundación del pasado 1 de septiembre, cuando una fractura en el borde izquierdo del río Lerma provocó escurrimientos hacia el río Viejo en San Mateo Atenco y su desbordamiento, inundando a las comunidades ubicadas en el margen de estos afluentes, desde el Barrio de Guadalupe al Barrio de San Pedro sur a norte.

La persistencia de las lluvias en los días subsiguientes agravaron la situación, afectando a cerca de dos mil viviendas en la zona, cinco mil personas y 200 hectáreas de cultivo, así como cinco escuelas de nivel básico, que tuvieron que suspender clases.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

En entrevista, el director de Protección Civil, Víctor Manuel Romero Calzada, reconoció que problemas de esta naturaleza son recurrentes cada año en la zona norte del municipio debido a que el territorio recibe los escurrimiento que bajan provenientes de Zinacantepec, Toluca y Metepec, sin embargo, precisó, en esta ocasión las inundaciones en el sur de San Mateo Atenco derivaron de deficiencias en el bordo de un río que es responsabilidad de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

En lo que corresponde a la zona norte, detalló que las acciones emprendidas por la administración del alcalde Julio César Serrano González han permitido reducir al mínimo las anegaciones en esta temporada de lluvias, con trabajos de limpieza en los canales desde seis meses previos a esta época del año.

Apuntó que en esta temporada se han presentado entre tres y cinco escurrimientos de magnitud importante, mismo que se han solucionado en un máximo de ocho horas, a diferencia de hace unos años, que se tardaban 48 horas en promedio.

Romero Calzada dio a conocer que para darle una solución de largo alcance a esta situación, el gobierno municipal actualmente lleva el 90 por ciento en la construcción de

un canal de alivio en el margen de la avenida de Las Torres, por debajo de donde pasará el Tren Interurbano, lo que permitirá desaguar los escurrimientos de manera más rápida en la zona norte de la demarcación, evitando así las recurrentes anegaciones.

Soluciones tipo “mejoral”

En una reunión con autoridades federales y estatales para atender la inundación provocada por la ruptura del borde del Lerma, el alcalde de San Mateo Atenco, Julio César Serrano, exigió dejar de darle soluciones temporales a un tema que necesita atención especializada y con intervención de los tres niveles de gobierno.

El primer edil solicitó al Gobierno de la República y al del Estado de México emprender acciones de fondo para darle una solución definitiva a los problemas intrínsecos al río Lerma, ya que, señaló, el bordo tiene fracturas en varios puntos y la actual contingencia podría repetirse.

Recalcó que los trabajo realizados hasta ahora solo son “mejorales” y la población está cansada de discursos o de saber de quién es la responsabilidad, “lo que quiere son hechos y con el recurso municipal es insuficiente para dar una solución concreta”, abundó.

Atienden contingencia 3 niveles de gobierno

Gracias a un trabajo coordinado entre elementos del Ejército Mexicano, empleados del ayuntamiento y ciudadanos de San Mateo Atenco, con la supervisión de autoridades de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Comisión del Agua del Estado de México (CAEM), a tres días de iniciada la contingencia fue posible cerrar la fisura de 15 metros de longitud que sufrió el afluente, mediante encostalado de arena y piedras.

En una segunda etapa, la Conagua llevó a cabo la elevación del bordo artificial, entre tanto que, con la ayuda de varias máquinas de bombeo, comenzaron a sacar el agua acumulada en las calles y campos de la demarcación.

Al respecto, el titular de Protección Civil local informó que esta semana el territorio podría quedar libre de las inundaciones y las escuelas ya estarían en condiciones de regresar a clases.

Agregó que para atender a los damnificados el ayuntamiento acondicionó cinco albergues y el DIF municipal, a través de seis brigadas, ha estado distribuyendo cerca de seis mil raciones diarias de desayunos, comidas y cenas.

Además, 85 integrantes del sector salud, entre médicos, enfermeras y administrativos, distribuidos en 14 brigadas, ofrecen consultas médicas para prevenir posibles infecciones.

Comentarios

comments