Regresa “El Bien del País” con Alejandra Ambrosi

Fer Rubio – septiembre 10, 2018

¿Cómo sería un país fundado esencialmente por asesinos, ladrones, alcohólicos, prostitutas y convictos excarcelados en general? Quizás pienses que sería un caos, un lugar sin ley en donde predomina la pobreza. Sin embargo, no es así; ese país existe, ocupa el segundo lugar en el Índice de desarrollo humano y se llama Australia.

Sí, Australia fue poblada en sus inicios por una mayoría integrada por delincuentes provenientes de Reino Unido ¿Cómo ocurrió este proceso? y más importante ¿Cómo esos convictos dieron origen a una sociedad sana? Las respuestas se encuentran en la obra “El Bien del País”, dirigida por Zachary Fine, y que se estrena este 10 de septiembre en el Centro Cultural Teatro 2 de la Ciudad de México.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

En entrevista, Alejandra Ambrosi, protagonista de la puesta en escena, indicó que no sólo se trata de un relato histórico, sino que la obra está plagada de comedia ya que la forma que las autoridades encuentran para recomponer el tejido social es por medio de la cultura, específicamente montando una obra de teatro protagonizada por pobladores de Australia.

“Es el montaje de una obra de teatro dentro de una obra de teatro, es muy divertido porque los actores fueron los mismos pobladores; los rateros, prostitutas, estafadores, etc. Ellos no sabían escribir ni leer y mucho menos actuar entonces imagínate la cantidad de errores, discusiones y chistes que se dan”, comentó.

Un plus de la puesta en escena es que los 10 actores que integran el elenco interpretan distintos personajes lo que la vuelve muy dinámica, en su caso, comentó Ambrosi, además de interpretar a la protagonista, una mujer presa por haber robado ropa, también le da vida a una prostituta “bastante guarra” y al sacerdote del pueblo.

“Fue un reto hacer estos personajes, entre ellos un hombre, pero el público lo va disfrutar mucho, para la prostituta yo me transformo completamente porque es una mujer asquerosa, guarra, la que nadie quiere, a la que nadie se le quiere acercar, es vulgar, habla a gritos.

“El sacerdote tiene la peculiaridad de que siempre está definiendo lo bueno y lo malo, lo que se debe o no hacer, pero es alcohólico; puede interpretarse como una crítica a ciertas instituciones que tratan de dictar como deben de ser o actuar las personas, pero son incapaces de controlarse a sí mismas y seguir sus propias enseñanzas”, comentó.

El mensaje profundo de “El Bien del País” es el poder redentor del arte, en este caso el teatro, para construir una sociedad funcional y sensible a las problemáticas que se le presentan, lo cual va muy bien con la época que estamos viviendo en nuestro país, comento la actriz originaria de la Ciudad de México.

“Yo seré muy naif, muy ingenua, o muy inocente pero sí creo que el arte y la cultura son muy importantes para que la sociedad avance, creo que en México ya estamos despertando y que poco a poco el arte va ir teniendo mayor apoyo e impacto en la sociedad”, concluyó.

Comentarios

comments