Niños tras las rejas; comparten la condena de sus madres

Manuel López – mayo 30, 2018

En algunos centros penitenciarios del país y del Estado de México no sólo quien cometió un crimen paga la condena, sino que también hay internos a quienes se les “encarcela” por el único delito que cometieron: nacer dentro de los reclusorios donde se encuentra su madre.

Cuando llegué aquí venía embarazada, tenía esa incertidumbre de qué iba a ser de mi hijo, porque una está aquí porque se lo busca, pero ellos no tienen la culpa”, cuenta la señora “Diana”, interna en un penal de la entidad, mientras abraza a su niña de tan sólo dos.

Aunque la comunidad poco sabe de estos pequeños y de sus madres, son una realidad que se da de manera común, pues actualmente se estima que el 88 por ciento de mujeres recluidas en centros de readaptación social dieron vida a uno de los llamados “niños de la cárcel”.

Aunque en algunos casos las reclusas estaban embarazadas cuando fueron detenidas por presuntamente cometer un delito, existen otros donde las madres deciden tener hijos dentro de las cárceles, incluso con los propios compañeros del penal.

Yo estoy por un delito que no cometí. Aunque no lo creas. Me fincan un homicidio, y aunque en la realidad yo no lo hice ya llevo dos años y pues afortunadamente tengo a mi bebé conmigo, es quien a diario me da fortaleza aquí adentro”, agrega Diana, quien prefiere no proporcionar su nombre real.

De acuerdo con la Fundación Reinserta en México sólo tres penales cuentan con las condiciones adecuadas para que internas puedan tener a sus hijos; sin embargo, con base al artículo 36 de la Ley general de Reclusión las autoridades les permiten tenerlos.

El mismo gobierno tiene que decidir y revisar, si el penal tiene o no las condiciones para tener a menores, entonces dar a elegir a la madre: o el niño se va o se cambian a otro penal donde si pueda tenerlo”, Saskia Niño De Rivera, presidenta de la fundación dedicada a mejorar las condiciones de vida para los internos de México.

Según estudios de Reiserta, el Centro de Reinsercion Social de Santa Martha Acatitla, considerado el más más grande de Latino América, es el único del Valle de México que cuenta con condiciones óptimas para las mujeres.

Esto debido a que las internas cuentan con dormitorios especiales para descansar con sus pequeños, además espacios de juegos y hasta un centro de desarrollo infantil certificado por la SEP a nivel nacional.

(Santa Martha) Es el único penal que cuenta con esta certificación en todo el país y nosotros como asociación buscamos que haya más lugares como estos en todos los penales”, agregó.

En el caso del Estado de México aseguró que el Penal de Nezahualcóyotl, ubicado al oriente del Valle de México, es uno de los únicos en la entidad mexiquense que se construyó exclusivamente para mujeres, lo que evidencia la necesidad de generar mayores espacios en municipios vecinos.

Ahí tiene dormitorio especial para madres, espacios lúdicos que les hicimos de la mano con Reinserta. Tienen también una bebeteca que es un lugar donde los niños pueden ver películas, pueden ver un libro o jugar, y creo que es de los únicos que podemos decir que está cumpliendo con el tema de género en las cárceles en el Estado”, comentó.

Sin embargo, no todas las madres tienen la fortuna de ver a sus hijos a diario. Existen otros casos como “Laura”, quien prefiere se llamada así para cuidar su identidad, quien dejó a sus hijos en la adolescencia luego de cometer un fraude en la empresa donde trabajaba.

Yo estoy consciente de que tengo que pagar por el delito que cometí, pero creo que perderme de momentos irrepetibles con mis hijos es la peor condena, hoy en día uno ya está en la universidad y el otro a punto de salir de la preparatoria”, dijo.

De acuerdo con la CNDH en los penales se requiere que la ciudadanía y las autoridades luchen por un sistema penitenciario integral y además que estos centros sean manejados con perspectiva de género ya que más del 60 por ciento son penales mixtos.

En los próximos meses en Tanancingo, Estado de México, autoridades abrirán un nuevo penal, el lugar contará con los espacios necesarios para que las internas puedan atender a sus hijos, quienes se estima rondan los 800 infantes que actualmente están “atrapados” en cuatro paredes.

Comentarios

comments