Inicia temporada de huracanes

Arturo Callejo – mayo 16, 2018

De manera oficial, esta semana inició la temporada de huracanes en el Mar Caribe, Océano Pacífico, Océano Atlántico y Golfo de México, fenómenos naturales que tendrán presencia hasta el 15 de octubre y que afectarán gran parte del territorio mexicano y al Estado de México por consecuente.

Carlos Constantino Morales Méndez, geógrafo de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), explicó que los meses de abril, mayo y junio, son los más cálidos en las zonas tropicales en la que se ubica nuestro país, por lo que se presenta fuerte radiación solar al no haber nubosidad importante y por ello se elevan las temperaturas.

Ante este fenómeno natural, se crean zonas de baja presión que atraen vientos alisios cargados de humedad y ante unos océanos relativamente cálidos, con temperaturas que oscilan entre los 26 y 30 grados centígrados, se forma una depresión tropical con vientos inferiores a los 62 kilómetros por hora, lo que asciende a una tormenta tropical y posteriormente a la formación de un huracán de diferentes categorías.

En las regiones del Mar Caribe y el frente de las costas del Golfo de Tehuantepec, donde se ubican los estados de Oaxaca y Chiapas, hasta extenderse a Centroamérica, están los mares más calientes, tanto por la radiación solar como por la gran cantidad de fracturas que existen al interior de la tierra, lo que hace que del fondo oceánico se libere calor en cantidades.

Esto permite que las temperaturas rebasen los 26 grados centígrados en la parte superior del océano, es una temperatura crítica para el medio ambiente, toda evaporación en todo manto acuoso después de los 26 grados centígrados, la evaporación se intensifica y se crean las bajas presiones ideales para que los vientos formen el inicio de una tormenta tropical o un huracán”, indicó el experto universitario.

Por el momento, dijo, no se puede formar una tormenta tropical que derive en huracán, pues principalmente en el norte del país existen altas presiones, que son enormes masas de aire que desvanecen dichos fenómenos, sin embargo, históricamente los huracanes que afectan al país se registran entre los meses de julio, agosto y septiembre, sobre todo en este último mes.

A la fecha en Sudamérica no se ha presentado el fenómeno de “El Niño”, por lo que el pronóstico es de que van a registrarse pocos huracanes en esta temporada, sobre todo en el Atlántico, aunque las lluvias adelantadas, como por ejemplo en el Estado de México, señalan que sí van a existir tormentas tropicales y huracanes como parte del ciclo de la naturaleza.

Pero por el momento es muy temprano para decir que ya va a haber huracanes, porque apenas estamos en mayo, apenas va a empezar la temporada, pero sí, de manera general podemos decir que del lado del Atlántico se pudieran formar alrededor de ocho huracanes este año, es decir, entre un año relativamente seco y un año relativamente frío la oscilación de los huracanes es solo de dos o tres más o menos”, adelantó.

El geógrafo explicó que si la media es nueve, en un año seco se pronostican siete y cuando el año es relativamente húmedo, en lugar de nueve calculan 10 u 11 y son más importantes para la república mexicana los que se forman del lado del Atlántico y El Caribe, no tanto los que se forman en el Pacífico.

Recomendaciones en temporada de lluvia

Ante las lluvias adelantadas y ya entrada su temporada y la próxima presencia de tormentas tropicales y huracanes que afectarán al Estado de México, el director de Protección Civil estatal, Arturo Vilchis Esquivel, recomendó a la población en general, se abstenga de tirar basura en la vía pública que obstruya el sistema de alcantarillado, así como en los diferentes cuerpos, lo que provoca severos encharcamientos e inundaciones.

También las personas pueden ir preparando sus documentos más importantes, como es la credencial del Instituto Nacional Electoral, su acta de nacimiento o certificados de estudios por ejemplo, y guardarlos en recipientes de plástico para evitar la humedad y llevarlos consigo en caso de evacuar su zona habitacional ante intensas lluvias o inundaciones.

Desde luego preparar la medicina de algún integrante de la familia que pudiera estar sujeto a tratamiento y llevarla en caso de que sea necesario evacuar e irse a un refugio temporal o con algún familiar, así como reconocer cómo interrumpir los servicios domésticos como el gas, la energía eléctrica y suministro de agua, para que en caso de evacuar la zona, no se generen problemas mayores”, explicó Vilchis Esquivel.

También se sugiere proveerse de un botiquín, de agua potable y de algunas mudas de ropa en lo que se supera la contingencia, así como tomar en cuenta el número de emergencia 911, para reportar cualquier eventualidad durante esta temporada de lluvias.

 

Comentarios

comments