VIDEO: Acecha tabaquismo a jóvenes mexiquenses

Claudia Rodríguez – abril 25, 2018

En el Estado de México el 27.5 por ciento de la población de entre 13 y 15 años de edad consume tabaco, que es el mismo rango de edad en que una persona comienza a consumir cigarros, de acuerdo con una encuesta realizada por la organización Comunicación, Diálogo y Conciencia S.C. (CÓDICE).

Ante este panorama, organizaciones civiles han alertado sobre las estrategias comerciales de las empresas tabacaleras, que con cigarros de diversos colores y “sabores” atraen a consumidores cada vez más jóvenes, lo que incrementa los riesgos a la salud en este sector de la población.

Al respecto, especialistas advierten que debido a la alta neuroplasticidad del cerebro de las y los niños, el consumo de tabaco les causa daños más profundos y duraderos.

Según estudios médicos citados por CÓDICE, quien comienza a fumar a temprana edad tiene hasta 13 veces más posibilidades de volverse adicto a las sustancias que contienen los cigarrillos.

Además, el sólo fumar un cigarro al día genera obstrucciones leves en las vías respiratorias de los menores, función pulmonar disminuida y desarrollo lento de la función pulmonar.

La frecuencia cardiaca de un niño que fuma es de dos a tres veces más rápida de lo normal, lo que los vuelve propensos a enfermedades cardiacas y accidentes cerebrovasculares.

Sumado a lo anterior, las evidencias médicas muestran que una adolescente que consume cigarros registra reducción de la fertilidad y alteraciones menstruales.

Fácil acceso

Otro de los factores que hace más vulnerable a la población infantil y adolescente del Estado de México ante el tabaquismo es la falta de rigurosidad en las leyes contra la venta de cigarros a menores.

Datos de la encuesta de Tabaquismo en Jóvenes de 2016 revelaron que el 39.3 por ciento de los menores que aceptaron ser fumadores comentó que diariamente adquiere un cigarro en las tiendas; al 65.1 por ciento de quienes compraron cigarros en el mes previo no se les negó la venta a pesar de ser menores de edad, a pesar de que entre los estudiantes, el 73.4 por ciento refirió haber visto algún letrero de prohibición de ventas a menores en el establecimiento.

Por si esto fuera poco, el precio unitario de los cigarros vuelve este producto más accesible para los jóvenes, ya que por sólo cuatro o cinco pesos pueden conseguir uno.

A pesar de que la venta al menudeo de cigarros está prohibida por la ley, el 50.1 de los estudiantes encuestados comentaron haber visto venta de cigarros sueltos, mientras que el 21.1 por ciento vio con frecuencia vendedores de cigarros alrededor de su escuela y 19.1 por ciento reportó haberlos comprado.

¿Cómo ayudar a poner un alto?

Frente a esta realidad, organizaciones civiles y padres de familia piden a las autoridades competentes emprender campañas dirigidas a las y los niños para concientizarlos sobre los peligros de consumir tabaco.

Asimismo, piden, entre otras medidas, elevar los precios de todos los productos derivados del tabaco, aumentando los impuestos a los consumibles que lo contienen y que se implementen y se hagan cumplir las prohibiciones integrales tales como la publicidad y la venta al menudeo.

Comentarios

comments