Sin reconstruir 25 capillas de Valle de Chalco

Arturo Callejo – abril 16, 2018

Tres sacerdotes de la diócesis de Valle de Chalco Solidaridad, al oriente del Estado de México, acompañados por decenas de feligreses, acudieron a las oficinas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), ubicadas en Toluca y a palacio de gobierno estatal, para exigir sean reconstruidas 25 capillas y templos que resultaron severamente dañados por el sismo del pasado 19 de septiembre.

A un costado de la catedral de Toluca, Raúl Martínez, padre de la parroquia de San Rafael, en el municipio de Tlalmanalco, Víctor Manuel Chávez Ayala, padre de la parroquia de San Pedro y San Pablo Apóstoles, en Ecatzingo y el sacerdote Esteban Flores Aguilar, de la parroquia de Amecameca, expresaron que el INAH hizo el levantamiento de los daños, pero nunca les entregó un dictamen preciso de las afectaciones, mientras que las obras de rehabilitación de los centros religiosos sigue en espera.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

El riesgo de que acaben de colapsar las capillas y templos, se ubica en principalmente en los municipios de Amecameca, Tepetlixpa, Ozumba, Atlautla, Tlalmanalco y Ecatzingo, mientras que el santuario de Nuestro Señor de Sacromonte, en Amecameca, fue el más dañado por el sismo, ya que su fachada quedó bastante desquebrajada y su campanario se vino abajo.

En el transcurso de estos siete meses, desde que ocurrió el evento, los comuneros han venido trabajando con sus propios recursos y nada han visto de voluntad por parte de los gobiernos federal y estatal, comentaron los sacerdotes.

“Se acerca el tiempo de lluvias y para esa región es fuerte la temporada de lluvias y puede dañar fuertemente los templos, sobre todo los que son antiquísimos, además de que tenemos de vecino al volcán, lo que es una situación que lo hace más especial, si hay un descuido, sin hay un deterioro de los inmuebles, esto se nos va a salir de las manos, cuando vayamos a querer arreglar ya no vamos a poder porque ya todo se va a venir abajo”, expresaron los sacerdotes inconformes.

Los religiosos comentaron que no sólo se está en riesgo de que colapsen los edificios religiosos por su antigüedad y deterioro que sufrieron por el sismo, sino que la gente está enojada porque ve que los gobiernos no hacen nada por rehabilitar las construcciones que en algunos casos datan del siglo XVI.

Comentarios

comments