Difícil detectar depresión infantil

Arturo Callejo – marzo 14, 2018

Los niños, al igual que los adultos, también sufren depresión en alguna etapa de su infancia, que los lleva incluso, en una fase avanzada, a tener pensamientos suicidas, por ello, la importancia de detectar a tiempo el trastorno y llevarlos con un psicólogo o psiquiatra para que reciban tratamiento.

NOTA RELACIONADA:

De acuerdo con la Encuesta Nacional de los Hogares 2014 del INEGI, 2.68 millones de menores de entre siete a 14 años de edad la han padecido; es decir un 14.6 por ciento; y 8.9 millones de entre 15 a 29 años también, que corresponde a 28.9 por ciento.

Rosa María Piña Nava, médico-pediatra del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), explicó que la depresión infantil es más difícil de detectar por parte de los papás o de quienes estén a cargo de los menores, aunque son evidentes los síntomas, como el hecho de tener una carita triste, presentar irritabilidad hacia quienes lo rodean y dejan de jugar o hacer sus actividades escolares.

Tienen bajo rendimiento en la escuela, no quieren ir a clases, incluso llegan a tener sentimientos de desaliento, de desesperanza, que comúnmente tenemos los adultos, hay aislamiento social, tienen alteraciones en el apetito, no quiere decir que dejan de comer, pero sí llegan a comer exageradamente. También tienen alteraciones del sueño, como es el insomnio y hay arrebatos verbales, como el hecho de que sean rezongones, en ocasiones irreverentes y echan a llorar con facilidad”, detalló la especialista.

Aunado a estos síntomas depresivos, los pequeños presentan fatiga, por consecuente, se les dificulta hacer sus quehaceres diarios, como es jugar o hacer su tarea. Todo esto en su conjunto, indicó la médico-pediatra, impiden al niño o a la niña tener un buen desarrollo infantil.

Víctor torres Meza, director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica del Estado de México (CEVECE) dijo que es difícil precisar cifras en la entidad porque no llevan a los niños al médico.

Los niños con padres trabajadores los que más lo padecen

Piña Nava enfatizó que estos cuadros depresivos duran en promedio dos semanas, posteriormente los pequeños se recuperan del trastorno que abarca todos los estratos sociales.

No importa el nivel socioeconómico, se puede pensar que es más común en el nivel social bajo, porque los niños no tienen recursos, no tienen mucha educación, pero a veces son quienes están más tranquilos, mientras que en un nivel social medio, pues los papás trabajan, los dejan solos y llenan esas necesidades de cariño que tienen los pequeños con regalos y en el medio social alto también, porque los papás se dedican a los grandes negocios, entonces, la depresión infantil se ve en todos los medios sociales, no es exclusivo de algún sector específico”, ahondó.

Al decir que la depresión infantil afecta de igual manera a niños que a niñas, el grueso de la población con este trastorno emocional se ubica en el rango de los 10 años de edad.

Signos de alarma

Piña Nava agregó que la forma más fácil de detectar que el pequeño está pasando por un cuadro depresivo y es necesario llevarlo con un especialista para su tratamiento, es ver que deja de jugar y se vuelve más irritable “o se hacen muy introvertidos, dejan de comer o comen demasiado, esto último puede ser un mecanismo de llamar la atención y su rendimiento académico no es el mismo, es decir, bajan sus calificaciones”.

La médico-pediatra alertó que si el menor tiene un cuadro depresivo fuerte y no se le atiende, puede atentar contra su vida, por fortuna, dijo, en México esto no es muy frecuente y son casos aislados los que se han presentado.

Daños a largo plazo

La especialista indicó que de no atender al infante con un psicólogo o un psiquiatra con el transcurso de los años hay posibilidades de que sea un adulto que no alcance a tener un desarrollo profesional adecuado o pudiera ser un profesionista con bajo rendimiento o pudiera llegar a ser incluso un psicópata o un criminal, por eso es importante hacer campañas sobre la depresión infantil, para que los papás puedan detectar este trastorno a tiempo y que lleve el pequeño un tratamiento adecuado.

Comentarios

comments