Alertan por enfermedades de temporada de calor

Arturo Callejo – marzo 21, 2018

Con el inicio de la primavera el calor aumenta considerablemente en las regiones oriente y sur del Estado de México, que colinda con los estados de Guerrero, Michoacán y Morelos, donde el termómetro alcanza incluso los 38 y 40 grados centígrados al intemperie, por lo que expertos alertan sobre enfermedades relacionadas con las altas temperaturas.

La población vulnerable al golpe de calor e insolación se encuentra en los municipios de Amatepec, Luvianos, Tejupilco y Tlatlaya, entre otros.

La insolación se caracteriza por desmayos por falta de hidratación y permanecer mucho tiempo bajo el sol, por lo que especialistas recomiendan beber al día dos litros de agua simple y tener en el hogar agua hervida para estarla ingiriendo constantemente.

El golpe de calor se presenta cuando el cuerpo alcanza entre los 42 y 43 grados centígrados, siendo la temperatura corporal normal de 35.5 grados.

Víctor Manuel Torres Meza, director del Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades indicó que el aumento de temperatura súbito puede conducir a nauseas, vómito y pérdida del conocimiento, lo que deriva en insuficiencia renal aguda.

Se puede uno morir de golpe de calor, porque es complicado para los tejidos como el riñón, el hígado y el tejido cerebral, que pueden contraer lesiones importantes, dejan de funcionar y hay insuficiencia cardiaca”, alertó.

Por ello, dijo que es muy importante que en zonas de altas temperaturas los pobladores sepan manejar el golpe de calor, sobre todo en gente que trabaja en el campo, pues si no se hidrata es muy complicado el manejo a la hora de atender a la persona.

A esto se suman las enfermedades de temporada como la gastroenteritis, la salmonelosis y la shigelosis, este último padecimiento, que se da principalmente en niños, se caracteriza por diarrea con moco y rasgos de sangre.

Estas enfermedades se incrementan entre los meses de abril y mayo y ahora que viene Semana Santa, que es la temporada cuando se consumen más pescados y mariscos, por lo que las amas de casa deben tener mucho cuidado y tomar en cuenta cómo y dónde compran estos alimentos para evitar que la familia pueda intoxicarse.

El especialista indicó que hay que hidratar bien a los niños, tenerlos con gorra o sombrero y tratar de ponerles cremas para proteger su piel, pero, sobre todo, cuidar lo que comen en la calle.

En resumen, dijo, hay que estar preocupados por insolaciones y golpes de calor, problemas de infecciones intestinales, infecciones respiratorias bajas, porque la humedad disminuye, el ambiente es seco y consumimos más agua porque hace más calor, pero hay que evitar comprar aguas frescas que no sabemos si fueron preparadas con agua de consumo humano adecuado.

Comentarios

comments