Oficialías calificadoras; cárceles sin ley

Fernando Cruz – Febrero 26, 2018

Las galeras son pequeñas cárceles donde las autoridades de un municipio o una delegación ingresan a las personas que cometen una falta administrativa estipuladas en cada Bando Municipal.

Algunas galeras, como la de Coacalco, representa un foco de infección al estar en condiciones deplorables, pisos muy sucios, paredes rayadas, basura, cobijas con piojos, camas de cemento, los baños con heces acumuladas y con un fuerte hedor.

Las Oficialías Calificadoras son las responsables de procurar la convivencia social y se basan en el Bando Municipal donde se especifican las sanciones por acciones u omisiones contra la integridad física y moral de las personas, contra su tranquilidad, la seguridad pública y contra el medio ambiente y el entorno urbano.

Sin embargo, en ocasiones las leyes son interpretadas a conveniencia por cada oficialía abriendo un espacio para cometer actos de corrupción o sin seguir los protocolos de actuación que derivan en abusos de autoridad.

Detención por distribuir publicidad en Coacalco

El pasado 12 de febrero elementos de Seguridad Ciudadana de Coacalco detuvieron y pusieron ante la oficialía calificadora a promotores de ventas de un medio de comunicación, a pesar de que el personal estaba debidamente identificado y contaba con los permisos vigentes para realizar la labor que desempeñan todos los días en las calles mexiquenses.

La empresa tuvo que pagar la cantidad de 2 mil 900 pesos para que dejaran en libertad a los cuatro trabajadores, aunque paga diariamente la cantidad de mil 200 pesos a la alcaldía para que puedan realizar la labor y no recibieron recibo alguno que comprobó dicho pago.

Reportero en galeras por “alterar el orden”

También en Coacalco un reportero fue detenido por “alterar el orden” el 5 de febrero pasado donde permaneció 36 horas de arresto.

Tuve que entregar mis pertenencias (cartera, monedero, cinturón y teléfono celular) y mientras hacían el inventario noté que los oficiales no registraron los $320 que portaba en ese momento, porque ” ya habían perdido mucho tiempo” y sólo registraron las 9 credenciales y los $23 que portaba en el monedero más mi teléfono celular”, narró.

El reportero narró las condiciones de insalubridad de las galeras municipales, además de que durante el encierro no tienen acceso a alimentos ni agua, lo que resulta difícil si se cumple una sentencia de 36 horas y no recibes visitas.

Sin claridad en “faltas a la moral”

A las celdas de Coacalco también llegaron El Chino y otro joven por portar marihuana, sin embargo, ambos aseguraron en entrevista que solo portaba medio cigarro “Bachita” y eso bastó para que los policías municipales lo detuvieran y presentaran por faltas a la moral, a pesar de que la ley establece que cada persona tiene autorización para portar hasta cinco gramos.

Los ingresaron en detenciones diferentes donde tuvieron que pagar mil 500 pesos para salir.

Sin protocolos en caso de Marco Antonio

Uno de los casos que causo polémica entre la ciudadanía fue el caso de Marco Antonio, el estudiante de la UNAM, menor de edad, quien desapareció en la Ciudad de México y apareció cinco días después en el municipio de Melchor Ocampo.

En este caso el joven fue detenido por policías de Tlalnepantla y presentado ante el Oficial Calificador quien no se aseguró de que era menor de edad, que estaba reportado como desaparecido y existía una ficha de alerta.

El Gobierno local aseguró que no se siguieron los protocolos porque el joven nunca proporcionó datos y lo dejaron en libertad.

El bando municipal de Tlalnepantla establece:

Artículo 64.- Cuando las infracciones sean cometidas por menores de edad, se dará aviso de inmediato a quienes ejerzan la patria potestad tutela o custodia, debiendo estos acreditar la minoría de edad y su relación mediante documentos idóneos, a fin de poder recibir a los menores.

Faltas a la moral, de las más perseguidas

Algunos ejemplos de faltas administrativas que establecen los ayuntamientos son:

*Faltas a la moral

*Arrojar basura en la vía pública

*Orinar o defecar en lugares público no autorizados

*Alteración al orden

Las faltas a la moral es una de las más recurrente, por la cual un elemento policiaco presenta a un individuo; se considera en los casos como:

*Tener relaciones sexuales en vía pública.

*Orinar o defecar en vía pública.

*Cometer actos libidinosos.

Para ser acreedor a esta sanción otra persona tendría que llamar a la policía para quejarse. En ese caso sí tendrías que ir a la Oficialía Calificadora, pero junto con quien te señala y la multas superan los $ 2 mil 500.

Protocolo

Una vez que detienen a una persona se deberán de seguir ciertos protocolos respetando sus derechos humanos, extendiéndose su boleta de ingreso y libertad, otorgando garantía de audiencia, boleta de calificación, boleta de llamadas y boleta de libertad, respectivamente.

Comentarios

comments