Habrían drogado a Marco Antonio con escopolamina para borrarle la memoria

Hoy Estado de México – Febrero 3, 2018

Con base en los síntomas que presenta el estudiante de la UNAM Marco Antonio Sánchez Flores, quien apareció fuera de sí luego de haber estado extraviado por días tras ser detenido por policías capitalinos, pudo ser drogado con escopolamina, mejor conocida como burundanga, consideró la psicóloga clínica Nisaly Brito, quien además es activista defensora de los derechos humanos.

La burundanga es una sustancia psicoactiva que se obtiene de una planta que se llama floripondio; al entrar en el organismo en altas dosis puede dañar el sistema nervioso central y producir amnesia, alusinaciones e incluso psicosis.

El consumo de esta droga pude producir amnesia, alucinaciones, psicosis o algunas ideas delirantes, como persecución, sensación de que te van a hacer daño o que te vigilan”, explicó el psiquiatra Jonathan Solis, citado por La Silla Rota.

Esta sustancia genera un efecto depresor del sistema nervioso central y periférico, lo que ocasiona a su vez síntomas varios como
dilatación de las pupilas, estupor, taquicardia, retención urinaria, reducción de secreción salival y estomacal, es decir, boca seca, sed, dificultad para deglutir y hablar, así como fiebre, somnolencia y grave amnesia, abundó el investigador.

Aunque la burundanga suele utilizarse para fines medicinales alternativos, como el mal de Parkinson o antiespasmódico, de acuerdo con Solis, dichos beneficios aún no están bien definidos, su uso es ilegal en México.

Sin embrago, se sabe que en algunos casos se utiliza para fines delictivos como robos o abusos sexuales, esto debido a que la víctima drogada con burundanga queda como en un estado de hipnotizado y sigue cualquier orden sin presentar resistencia.

Otro de sus usos son lúdicos, lo cual, Jonathan Solis define como “muy peligroso”, ya que puede ocasionar un estado de psicosis constante del que puede ser difícil salir.

Cebe mencionar que de acuerdo con recientes declaraciones del padre de Marco Antonio Sánchez Flores, el menor ya presenta lapsos de lucidez en los que logra platicar con aparente normalidad.

“Ayer ya me pregunto: ¿papá todavía manejas el taxi? Le digo sí hijo, te está esperando afuera para que salgas”, detalló el padre de Marco a durante la conferencia.

Con información de La Silla Rota y Excelsior.

Comentarios

comments