Ningún templo histórico dañado por el sismo, se demolerá

Arturo Callejo – Octubre 9, 2017

El sismo del 19 de septiembre, dañó severamente 350 monumentos históricos, de los cuales, 95 por ciento son iglesias y capillas asentados principalmente en los municipios de Amecameca, Atlautla, Ecatzingo, Ozumba, Tepetlixpa y Tlalmanalco; sin embargo, ninguno se demolerá, pues ahí está la historia del Estado de México.

Por lo anterior, esta semana, expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) desarrollarán dictámenes precisos en los que se determinará qué se hará para rescatar todos los inmuebles históricos y priorizar la atención inmediata, pues con las lluvias o si llegase a temblar nuevamente, podrían colapsar”, advirtió la secretaria de Cultura del Estado de México, Marcela González Salas.

Las que tuvieron más fracturas fueron del Siglo XIX, o sea, tienen 150 años, pero, por ejemplo, en Ecatzingo, los tres templos maravillosos eran del siglo XVI, de mediados del siglo XVI, de 1554 a 1570. La gente dice que fue un milagro, porque no tenemos, salvo el Cristo, que es un Cristo muy antiguo en Tepetlixpa, que sí sufrió y que lo vamos a restaurar. Los lienzos y las esculturas no tuvieron problemas mayores, para nosotros, el más lastimado de todos, es un museo maravilloso, en una casa del siglo XVI, con obras prehispánicas, teníamos varias piezas de altísimo valor histórico en Ocuilan, ese es otra de las prioridades, en los 12 municipios, prácticamente todas las obras, todos los monumentos históricos, todos van a tener atención prioritaria”, indicó la funcionaria.

A través del programa denominado Apoyo para Protección Inmediata, la Federación dará, en una primera etapa, 80 mil pesos por iglesia, pero solo a las que están comprendidas en los 12 municipios declarados en emergencia, tras el movimiento de tierra.

La secretaria subrayó que dicho programa abarcaría solo 100 templos, de los cuales entre 25 y 28 son los más afectados.

Mientras que en Coatepec, Ayapango y Texcoco, que no fueron declarados en emergencia, pero donde también se dañaron algunos templos, su reparación correrá a cargo de un seguro contratado por la Secretaría de Cultura federal y el INAH.

Comentarios

comments