Los otros Fridas; cuenta Edoméx con 8 binomios caninos para rescatar personas en sismos

Claudia Rodríguez y Fernando Cruz – Octubre 16, 2017

Cuando uno los observa, jamás imagina que son diferentes al resto y que, con el tiempo, han desarrollado súper poderes y habilidades que parecen salidas de un cómic o de una película animada o de ciencia ficción.

Y aunque, tras el sismo de 7.1 del pasado 19 de septiembre que afectó al centro de México, la imagen de una de ellos, se volvió viral y se ganó el cariño de propios y extraños, la perrita Frida es solo una de todo un equipo de perros rescatistas que han sido entrenado en el país para realizar labores de rescate, en caso de terremotos como el del pasado mes, o para localizar cuerpos de personas desaparecidas o algún tipo de droga.

Como parte de esa generación, Gringo, Meca, Camila, Shina, Tanoc, Sara, Queila y Choco, forman parte de los perros rescatistas que son entrenados todos los días en la Unidad Canina de las Fuerzas Especiales de Seguridad de la Secretaría de Seguridad del Estado de México, ubicada en Lerma, para apoyar en estas labores a los elementos estatales que auxilian a la población en estas tareas.

A diario, estos ocho perritos, de entre seis y ocho años de edad, con excepción de Choco, quien es el mayor y alcanza los once años, acompañan a sus 15 manejadores caninos, para entrenar y especializarse en diversas técnicas propias de los binomios, como la identificación y rescate de personas, así como la detección de sustancias prohibidas o de cadáveres y/o restos humanos.

De acuerdo con Jesús Calderón Sandoval, comandante de la Unidad Canina de las Fuerzas Especiales de Seguridad (FES), el entrenamiento de estos amigos perrunos inició en 2007, cuando se creó esta área al interior de la extinta Agencia de Seguridad Estatal (ASE), pues el acompañamiento de estas mascotas, resulta un pilar para las corporaciones policiacas.

Empezamos con dos perros, luego fueron cuatro, después seis y ahora tenemos ocho, y creemos que esto va a seguir creciendo, porque se ha hecho un buen trabajo y ellos vienen desempeñando bastante bien su función, estamos muy contentos con su actividad”, indicó.

II. El entrenamiento

Gringo, Meca, Camila, Shina, Tanoc, Sara, Queila y Choco, fueron elegidos por su entrenador como perros de rescate, luego de que mostraran aptitudes en detección y localización de objetos como pelotas, gracias a su olfato; además de relacionarse fácilmente con las personas; es decir, que son sociables y no causan daño a la gente. Proceso que se llevó a cabo, cuando cada uno contaba con una edad promedio de entre 12 y 18 meses de edad.

Desde entonces, todos los días entrenan entre tres y cinco horas diarias, a través de “pseudos”; es decir, objetos con características similares a las de la droga, que van asociando con un juguete o una pelota.

Al año, empiezan a asociar estos objetos con un juguete o una pelota, de tal forma que cuando localizan la pelota y el aroma es similar, lo relacionan y empiezan a hacer un marcaje pasivo o activo”, explicó Jesús Calderón.

Los perros se someten todos los días al mismo olor para que lo memoricen y cuando participen en operativos, como Mochila Segura, Plan Tres Transporte Estatal Seguro o en cateos, en apoyo a la delegación Estado de México de la Procuraduría General de la República (PGR), puedan detectar estas sustancias prohibidas.

Además, se les adiestra para reconocer olores como fluidos, huesos, tejidos o cabellos, con la finalidad de que puedan identificar cadáveres o restos humanos.

Al mismo tiempo, se les entrena para la búsqueda de personas en zonas pequeñas o cuadrantes, en donde el can ingresa a regiones profundas hasta que escucha el gemido de algún sujeto y hace un marcaje, ladrando o rascando, para que los rescatistas puedan llegar hasta ese punto.

A lo largo de su vida, los canes desempeñan estas labores entre ocho y nueve años máximo y, posteriormente, son jubilados por el desgaste que puede tener su olfato y se quedan en un espacio de confort dentro de estas mismas instalaciones.

Durante todo este tiempo, los canes son supervisados por un veterinario y conviven de tiempo completo con sus manejadores, quienes se encargan de alimentarlos de acuerdo con su peso, los bañan, cepillan y los acompañan al baño, para generarles un apego emocional, lo cual es primordial para que funcione el binomio canino.

Los resultados de estos perritos han traspasado límites territoriales, pues el pasado 19 de septiembre, apoyaron en las labores de rescate de las personas atrapadas en los 35 edificios que colapsaron por el sismo, así que aunque Frida fue la más popular, estos singulares animales también pudieron haber salvado tu vida.

Comentarios

comments