Suman 750 viviendas dañadas en Ocuilan; 200 colapsaron

Fernando Cruz e Isaac Ramírez – septiembre 20, 2017 

Las comunidades de Santa Martha y Tlatempa, ubicadas al norte de Ocuilan, en los límites con el estado de Morelos, resultaron las más afectadas en este municipio, tras el terremoto de 7.1 grados Richter, que se registró este martes en el centro del país.

Hasta ahora, en este municipio sureño se han contabilizado 750 viviendas con afectaciones estructurales; sin embargo, 200 de ellas colapsaron totalmente, pues sus techos y muros se fracturaron en su totalidad, por lo que se encuentran inhabitables por sus dueños.

De acuerdo con la presidenta del Sistema Municipal para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Ocuilan, Vanessa Linares, alrededor de mil 500 personas, principalmente de la cabecera municipal y de las comunidades de Santa Martha, Ahuatenco y Tlatempa, quedaron damnificadas, por lo que se instalaron cuatro albergues en esta localidad.

Durante esta tarde, decenas de vehículos conducidos por jóvenes universitarios principalmente y cargados con varios litros y kilogramos de víveres, entre agua embotellada, alimentos enlatados, arroz, frijol y jugos, ha llegado hasta estas comunidades para aminorar el dolor de quienes perdieron su patrimonio.

Sin embargo, la mayoría de los víveres se distribuyen en la cabecera municipal, por lo que las autoridades locales solicitan el apoyo de quienes se están sumando a la donación de estos alimentos e insumos, para que se puedan distribuir en Santa Martha y Tlatempa, consideradas las zonas más afectadas, ya que se encuentran a más de 30 minutos de la alcaldía, lo que retrasa la entrega de los mismos.

Los trabajos en dichos albergues son encabezados por alumnos de la Universidad Intercultural del Estado de México, quienes se han movilizado por las diferentes comunidades para recibir, separar, distribuir y repartir varios kits de alimentos a la población damnificada.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: 

En los hogares, a pesar del riesgo que implica ingresar a sus domicilios, en los cuales se han colocado sellos de prohibición del paso por parte de las autoridades locales, las familias entran constantemente a sus hogares, para salvaguardar la mayor cantidad de pertenencias e, incluso, algunas han dormido al exterior, para evitar ser víctimas de actos de rapiña, por lo que se solicita la donación de colchonetas y cobijas para evitar que puedan enfermar.

 

Comentarios

comments