Sin importar el clima y las largas jornadas, militares apoyan para restablecer zonas afectadas en Edoméx

Arturo Callejo – Septiembre 25, 2017

Siempre con valor, honor y vocación de servir a los mexicanos, las fuerzas armadas han salido, sin dudar un solo instante, en auxilio a la población, tras los sismos registrados en las últimas semanas en México.

Dejando en los cuarteles sus armas de cargo y llevando solo consigo picos, palas y carretillas para sacar los escombros de los inmuebles derrumbados o semi destruidos por los pasados movimientos de tierra, los militares salieron a las calles del Estado de México, para recoger escombros y limpiar viviendas, calles y avenidas, a fin de brindarles a los pobladores damnificados, la posibilidad de un nuevo desarrollo de vida.

Apoyados con maquinaria pesada, hombres y mujeres soldados, así como uniformados estatales, bajo agobiantes jornadas y sin importar el temporal, realizan las faenas que, en múltiples ocasiones, son aplaudidas por la gente que, de forma recíproca y en algunos puntos de contingencia, les brindan alimentos frescos y agua, los cuales son bien recibidos por los héroes uniformados.

Sin ellos no somos nada, gracias a Dios que nos los mandó, desde el día del temblor ellos llegaron a apoyarnos en alzar el escombro, darnos despensas, en todo nos han ayudado, muchas casas que ya no sirven, las han derrumbado y las calles las están limpiando muy bien”, indicó la pobladora María de la Luz Esteves Martínez.

Es bueno el apoyo a la comunidad, muy buen apoyo de los soldados, están recogiendo todo lo que se afectó, todas las ruinas están recogiendo, todo el escombro”, subrayó la señora Domitila Hernández.

En tanto, la voluntaria Melissa Martínez, consideró que la ayuda de los soldados y elementos de la policía estatal debe permanecer al menos un mes, hasta que se mejore la situación en los municipios afectados, “porque la gente todavía lo va a seguir necesitando, que se siga dando este apoyo, tanto del Ejército, de la Marina y de todos los que estamos apoyando, nosotros trajimos víveres y el fin de semana ayudamos a derribar las casas que ya están en mal estado, yo como voluntaria me siento bien, el ayudar a otra persona que lo está necesitando ahorita”, finalizó la joven altruista.

Comentarios

comments