Inicia la pelea por el agua… en la Zona de los Volcanes

Manuel López – Septiembre 11, 2017

En la Zona de los Volcanes, la pelea por el agua ya comenzó. Desde hace tres años, habitantes de tres municipios del Oriente de la entidad carecen del líquido en sus viviendas de manera regular, aunque, en las inmediaciones, el deshielo de las montañas garantizaría el suministro por varios años a la región.

A pesar de ello, en Amecameca, Tlalmanalco y Atlautla no discuten por el tráfico o la inseguridad, porque el problema más grave consiste en que al abrir las llaves apenas caen a cuentagotas raciones escasas del líquido, por lo que tienen que limitar su uso a actividades indispensables como bañarse, lavar y preparar los alimentos, para luego rezar, con la ilusión de que caiga un poco más durante la noche.

Llevamos aquí 30 años padeciendo del agua, teniéndola a manos llenas del deshielo, pero la gente no quiere que se ponga la tubería. Imagínese, ni las casas, a través de los años, van a valer. Si estamos aquí, es por necesidad, porque si tuviéramos dinero, nos íbamos a otro lado donde no nos falte el agua”, aseguró doña Mary una vecina de Tlalmanalco y principal impulsora del abasto de agua, mediante el deshielo.

Sin embargo, los proyectos para almacenar y distribuir la red de agua potable han sido frenados por los mismos vecinos de las partes más cercanas a la zona montañosa, ante el temor de que ocurra una distribución ilegal del líquido, una vez terminados los trabajos.

Tan sólo en el municipio de Tlalmanalco, un grupo de 14 colonias padecen problemas por la falta de agua potable, debido a que los habitantes de San Rafael, comunidad ubicada en las faldas del volcán Iztaccíhuatl, se oponen a la introducción de nuevas tomas de agua.

De acuerdo con los vecinos de ese sitio, el Ayuntamiento planea utilizar el agua del deshielo para que, al final, el destino del caudal beneficie al Rancho La Mesa, propiedad particular del actual edil, Óscar Jiménez Rayón.

Le hemos pedido al presidente municipal que nos muestre los planos de los trabajos, porque hay rumores que nos dicen que el agua se la piensa llevar a su rancho, a costa de todos nosotros”, aseguró don Javier, integrante del grupo opositor.

A pesar de que esta información ha sido difundida en la localidad, ésta no ha sido comprobada, aunque sí han impedido que la obra se lleve a cabo.

Nosotros queremos que las autoridades lo aclaren, porque la gente no quiere y la verdad es que es una situación desesperante. Yo digo que si nos explican y aclaran que el agua será para nosotros, ya van a dejar de impedir que pongan la tubería” expresó doña María.

Como parte de los trabajos, hace apenas unos meses, el gobierno municipal de Tlalmanalco colocó una red de tubería para rescatar los más de 500 litros de agua por segundo que bajan a diario de “La mujer dormida”, para garantizar el suministro, pero, ante la negativa de los colonos de San Rafael, cerca de 10 mil familias de unidades habitacionales de reciente creación han tenido que sortear las dificultades para abastecerse del líquido que les reparten sólo por cuatro horas, cada tercer día.

Somos casi mil personas nada más de la unidad Salvador Angulo y nos dan el agua tres horas cada tercer día; prácticamente, tenemos que decidir entre bañarnos o lavar la ropa y trastes. Hay casas donde viven hasta ocho personas, es desesperante”, dijo Beatriz, vecina de una unidad habitacional.

En Amecameca, la situación es similar; en 2016, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) inició la construcción de cajas almacenadoras de agua en el paraje El Salto; obra que lleva más de dos años sin avance, por la negativa de los colonos.

Durante el arranque del proyecto, el edil Joel Avelar López aseguró que el beneficio sería para más de 45 mil personas, aunque, semanas después, un grupo tomó las instalaciones y montó un campamento para impedir la obra.

Sabemos que se la quieren llevar a la Ciudad de México y a Chalco para hacer negocio y no los vamos a dejar, porque es el patrimonio de la comunidad. Si quieren que lo hagan sobre nosotros”, indicó uno de los ejidatarios.

No obstante, el alcalde Joel Avelar López reviró a los inconformes, al señalar que la empresa encargada de la obra ya realizó las denuncias correspondientes, para que, a la brevedad, sea retomada la caja de almacenamiento de 20 mil litros, “porque ya se les ha explicado a detalle el proyecto y no lo aceptan”.

Los conflictos han llegado hasta tal punto que varios vecinos comenzaron a formar grupos en defensa y oposición de ambos proyectos, quienes han generado intimidación y provocaciones en varias zonas de las comunidades.

Hace unas dos semanas, más o menos, aquí en Santa María, se empezaron a pelear por el agua, porque le abren un tiempo a la red, pero las casas que están hasta el fondo no alcanzan porque la presión baja y no les llega. Entonces, tenemos que vivir prácticamente sin agua o si no hay que pelearla”, concluyeron los comuneros.

Comentarios

comments