Humanos seguimos evolucionando; hallan pruebas

Hoy Estado de México – Septiembre 6, 2017

Recientes evidencias científicas apuntan a que la selección natural sigue configurando a la especie humana, al ir eliminando en algunas personas genes que predisponen a diversos padecimientos, por lo que los investigadores concluyen que seguimos evolucionando.

Tras realizar un estudio genómico masivo con datos de 210 mil personas en Estados Unidos y Gran Bretaña, un equipo de científicos de la Universidad de Columbia, del Centro del Genoma de Nueva York y la Universidad de Cambridge, EU, descubrió que las variantes genéticas vinculadas a la enfermedad de Alzheimer y al tabaquismo son menos frecuentes en personas con mayor esperanza de vida, lo que sugiere que la selección natural está eliminando estas desfavorables variantes de los genes en ambas poblaciones.

Los resultados del estudio también muestran que los conjuntos de mutaciones genéticas que predisponen a las personas a enfermedades del corazón, colesterol alto, obesidad y asma, también aparecen con menor frecuencia en personas que vivieron más tiempo y cuyos genes son más propensos a ser transmitidos a través de la población. Los resultados han sido publicados en la revista PLOS Biology.

Es una señal sutil, pero encontramos evidencia genética de que la selección natural está teniendo lugar en las poblaciones humanas modernas”, dijo Joseph Pickrell, coautor del trabajo.

Con el paso del tiempo, hemos podido comprobar cómo los genes han ido y venido para permitirnos adaptarnos a nuestro medio ambiente. Un ejemplo es el hecho de que las generaciones que se han desarrollado en las ciudades poseen genes que reducen el riesgo de contraer enfermedades como la tuberculosis y la lepra.

Los científicos combinaron datos de 57 mil 696 individuos de la investigación de Epidemiología Genética en el Estudio de Salud y Envejecimiento de Adultos con detalles de los padres de 117 mil 648 participantes del Biobanco del Reino Unido y hallaron una marcada disminución en la prevalencia de una mutación en un gen denominado CHRNA3, asociado con el tabaquismo, entre los hombres a partir de la mediana edad, lo que indica una reducción en la adicción a la nicotina en el genoma humano.

Otra variación génica que parece estar abandonándonos poco a poco es ApoE ε4, que aunque apoya en la reparación de lesiones en el cerebro, también aumenta la probabilidad de desarrollar alzhéimer y el estudio encontró una disminución significativa en la presencia del gen en mujeres mayores de 70 años.

 

Aunque ninguno de los descubrimientos es sorprendente, los investigadores esperaban encontrar variantes más peligrosas de cada uno de estos genes.

El hecho de detectar un decremento en variantes genéticas peligrosas sugiere que es posible que estos genes ya hayan sido purgados de nuestra especie.

Puede ser que los hombres que no portan estas mutaciones nocivas puedan tener más hijos, o que los hombres y las mujeres que viven más pueden ayudar con sus nietos, mejorando sus posibilidades de supervivencia”, explica Molly Przeworski, coautora del trabajo.

Con información de Muy Interesante.

Comentarios

comments