Convierten Oncología en un cuento de hadas para niños con cáncer

Claudia Rodríguez – Septiembre 18, 2017

Un atento hombre les da la bienvenida desde su taquilla, ubicada en un colorido lugar que alberga cientos de juegos, árboles y un sol radiante. Ahí, inicia la aventura para varios niños y adolescentes que buscan salir de una realidad distinta a la que les tocó enfrentar.

Al leer esta descripción, todo el mundo pensaría que se trata de un parque de diversiones en el que todo es alegría y diversión para los menores; sin embargo, se trata del Área de Oncología del Hospital Materno Infantil del Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMYM), al que llegan niños con padecimientos como leucemias, tumores cerebrales o cáncer de riñón, entre otros.

La especialista en Oncología y miembro de este proyecto, Norma López Facundo, señaló que la intención fue darle un giro a la estancia de los pequeños en este nosocomio, por lo que 400 personas decidieron pintar un promedio de 40 muros con diseños de diversas temáticas que van desde el circo, un tren, el mundo marino o instrumentos musicales.

Al momento de ingresar al área de Diálisis, los pacientes ya no encuentran las paredes blancas y frías, pues ahora un tiburón azul de grandes colmillos o una bella bailarina de ballet, los reciben, mientras que el juego de colores y figuras hace que olviden ese procedimiento que les implica a veces más de seis horas.

Cuando se abrió este espacio e invitábamos a los niños para que vinieran, una de las anécdotas que nos encontramos, fue la de uno de los niños que me dijo: yo no quiero entrar para allá, porque me vas a picar. Yo le expliqué que era parte de su tratamiento, lo tomé de la mano y entramos, pero se quedó impresionado desde que vio la primera pared”, relató la especialista.

Desde el pasado 24 de mayo, esta nueva área presta servicio a un promedio de 14 niños y adolescentes, quienes tienen la libertad de elegir el sillón del color que les agrade, junto con su personaje favorito, el cual los acompaña a lo largo de su tratamiento.

El paciente puede elegir el lugar que él prefiera, un día puede querer estar en Londres y otro día en el circo. Otro día sentirse adolescente y estar en el área de adolescentes”, dijo.

II. El breve confort

Pero la magia de los colores y personajes del área de Oncología del Hospital Materno Infantil no sólo ayuda a los menores, sino también a los padres de familia que, a diario, se enfrentan y acompañan a los pequeños en su tratamiento, por muy doloroso que éste sea.

Por ello, cada uno de estos murales se han convertido en uno de los espacios favoritos de los pacientitos, ya que se identifican con la fuerza de un molusco, con la belleza de una sirena o con la grandeza de un dinosaurio, al tiempo en que sus padres, al ver la modificación de las paredes, sintieron un confort en su corazón, comenta Paula, madre de Evita, una menor con cáncer.

¿Pero qué tanto puede ayudar los colores en la conducta de un niño? Luis Javier Villegas, psicólogo de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), refiere que pueden generar diversas reacciones en nuestro organismo y en nuestro estado de ánimo.

Es importante tomar en cuenta que los colores frescos como el azul, verde o la combinación de ambos o los poco saturados, favorecen la concentración, debido a que transmiten un ambiente de tranquilidad y relajación”, dijo.

El experto señala que, en el caso de niños deprimidos, lo favorable será que tengan en las paredes aplicaciones de color rojo u objetos de este color, ya que al percibirlas aumentan la energía y la vitalidad.

Cuando la lucha en contra del cáncer avanza y poco a poco, gracias al esfuerzo del paciente, médicos y principalmente de familiares, logran ganar la batalla, los héroes, princesas y soñadores colocan su foto en el muro de vigilancia, lugar al que muy pocos llegan en el corto plazo.

Comentarios

comments