Aguas con el agua; alertan sobre funcionamiento de purificadoras en Edoméx

Manuel López – Septiembre 6, 2017

Lavar, enjuagar y rellenar son las tres leyes universales para los miles de establecimientos dedicados a la venta de agua potable “purificada” que existen en el Estado de México. Aunque muchos de ellos no operan con las medidas correctas para su funcionamiento, los bajos costos con el que brindan el servicio los convierte en una alternativa para la economía de los mexiquenses que habitan la Zona Oriente de la entidad.

Aquí la gente viene porque damos agua de calidad a seis o siete pesos, porque la que venden en la tienda está carísima. Muchos no la pueden pagar porque apenas y tienen para comer”, explicó Mario Sánchez, un vendedor de agua purificada en el municipio de Nezahualcóyotl.

En la entidad, la Comisión de Regulación Sanitaria del Estado de México es la dependencia encargada de verificar el correcto funcionamiento de los locales; sin embargo, algunos usuarios aún desconfían del proceso de purificación.

Yo particularmente prefiero hacer un gasto más y tratar de comprar agua de garrafón, porque la verdad yo no he visto que, de verdad, la purifiquen. Algunas veces compré y me di cuenta que tenía a veces malestar en el estómago”, reconoció la señora Socorro.

De acuerdo con el médico Fernando Ibáñez, la población que consume el líquido en purificadoras se encuentra más expuesta a contraer enfermedades gastrointestinales porque, hasta el momento, no se ha garantizado la desinfección en todos los locales.

Hemos tenido pacientes que han referido malestares luego de tomar este tipo de líquido. Entre las más comunes, se encuentra la diarrea y las infecciones que, sobre todo, atacan a los niños de entre tres a 10 años.

Por eso creo que los organismos especializados tienen que poner más atención en este tipo de regulación que, en determinado momento, puede convertirse en un problema de salud pública, ante las malas prácticas que se llevan en estos locales”, aseveró,

“Regulación” sanitaria

Para operar, algunos comercios de agua utilizan presuntas autorizaciones emitidas por organizaciones políticas que presumen a la vista de todos los usuarios, los cuales supuestamente “garantizan” el servicio sin anomalías.

Sé que hay compañeros que compran estas estampas a las organizaciones, para decirles a los que llegan a comprar que según tienen permiso para vender, aunque en realidad sea una mentira”, añadió Mario Sánchez.

Por su parte, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) afirma que los dueños de las purificadoras son los responsables de la calidad de agua que producen e, incluso, debe mostrar las normas oficiales del agua envasada.

El reglamento de control sanitario de productos y servicios establece que los comercios deberán mantener prácticas de higiene para los bienes y servicios básicos que cumplan con “límites permisibles de calidad tratamientos a que debe someterse el agua para su potabilización”.

Comentarios

comments