Vidas al filo del volante; se resisten empresarios a sumarse al centro estatal de monitoreo del transporte

Isaac Ramírez – Julio 31, 2017

Su vida cambió totalmente, ya no es la misma de antes. Antes cantaba, jugaba. Muchas jovencitas a su edad, piensan en estar maquilladas, arregladas o, simplemente, con sus amigas. Su amiga es una perrita Schnauzer que tenemos y se ponía a platicar con ella, es con quien más convivía y ahora ya no. Todo le molesta, de todo se enoja y no acepta que sus hermanos la toquen. Se pone mal”, asegura Marisol Neri, madre de Diana.

Su historia, la que se conoció, empezó la tarde-noche del pasado 21 de junio en Los Reyes La Paz, cuando Diana, de 16 años de edad, salió de su trabajo, una carbonería en la que había comenzado a trabajar por invitación de una conocida, apenas cuatro días antes de que sucedieran los hechos, cuando abordó una unidad de trasporte público que la llevaría a la carretera federal México-Texcoco. Sin embargo, antes de llegar a su destino, el chofer de la misma, aprovechó que viajaba sola la joven en la combi, para desviar su camino y… cambiarle la vida.

No era su ruta habitual, ella le estaba ayudando a una conocida a trabajar por unos días, cubriendo a una persona que no estaba asistiendo. Eran las 06:00 de la tarde y ella se dirigía hacia la carretera México-Texcoco, no es mucha la distancia, son apenas cinco minutos, y de ahí tomaría otra para unidad para llegar a Chimalhuacán, donde vivimos, pero el chofer se desvío y se la llevó, pero eso, las autoridades lo dudan. A veces nos cuestionamos ¿cómo ella va a fingir una violación?, ¿cómo se va a lastimar sus piernas?, ¿cómo se va a lastimar ella misma?”, cuestiona Marisol, con lágrimas en los ojos.

II. La revictimización

Han transcurrido, hasta el cierre de esta edición, 37 días de aquella violación, pero hasta ahora, Diana no ha podido recibir atención psicológica. La causa: aún no concluyen los peritajes y dictámenes para determinar quién pudo ser su agresor, por lo que cualquier tratamiento podría alterar la investigación. Lo único que se le permite es tomar terapias de relajación.

Diana no ha regresado a la normalidad, hay días en los que llora y dice que no puede. Me dice: ¡mamá, ya no puedo, ya no! ¿Qué me queda decirle? Solo darle ánimos, decirle: tú puedes y eres fuerte, vas a salir adelante”, afirma su madre.

La titular de la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas en el Estado de México (CEAVEM), María Isabel Sánchez Holguín, afirmó que no ha sido necesario implementar una medida de protección especial para Diana y su familia, aunque afirmó que se dispone de atención psicológica y médica, así como de un acompañamiento jurídico, para apoyarlos en lo que requieran hasta que se concluya el caso.

Y es que a pesar de que se realizaron dos retratos hablados de su agresor, se le han mostrado diversas unidades de la Ruta 53, así como fotografías con rostros de los choferes de las combis de esa línea de transporte público, hasta ahora, el responsable, de entre 35 y 40 años de edad, según Diana, no ha sido reconocido y continúa en libertad.

La línea sigue operando, hubo agresiones de los choferes, pero lo que nos ha beneficiado es que no vivimos cerca de donde opera la línea, pero sí ha habido ataques. A mi hija la han tratado de lo peor. Hay comentarios que dicen que ella andaba en la ruta, pero eso es mentira”, agrega su madre.

Además, la pequeña no ha dejado de ser víctima de señalamientos de gente cercana y de desconocidos, quienes, a pesar de que trató de ocultar su identidad, la han encontrado en su perfil de Facebook, para agredirla y ser víctima de acusaciones infundadas.

Les exijo que ellos cumplan con su trabajo y agarren al responsable, que no desvíen las investigaciones y que se vayan sobre lo que es. Aquí todos tienen parte de responsabilidad, sobre todo, el gobierno del estado, porque se supone que ellos deben garantizar la protección de la gente y si cumplieran con su trabajo, revisarían que todas las rutas estuvieran en orden, que tuvieran sus papeles en regla y que los choferes cumplieran con todos los requisitos que se piden de ley”, concluye Marisol.

III. Ahogado el niño…

Los casos de Diana y Valeria, la menor que también fue víctima de abuso sexual y, posteriormente, asesinada al interior de una combi de la Ruta 40, en Nezahualcóyotl, forman parte de 989 violaciones que se han denunciado en el territorio mexiquense, de enero a junio de este año; delito que, a pesar de que registró una disminución de 5.53 por ciento, con respecto al mismo periodo del año anterior, continúa siendo alarmante, al contabilizarse, en promedio, cinco actos de este tipo, principalmente, en contra de mujeres.

En Nezahualcóyotl, donde vivía Valeria, del 1 de enero al 30 de junio, se habían cometido por lo menos 56 violaciones; en Chimalhuacán no es más alentadora la cifra, pues son 52 los casos que se han denunciado por este delito, de acuerdo con el Sistema Nacional de Seguridad Pública.

El secretario de Movilidad del Estado de México, Edmundo Ranero Barrera, señaló que la dependencia cuenta con un Centro de Control y Gestión de Transporte, mediante el cual, si las empresas responsables de esas rutas hubieran atendido en tiempo el llamado del gobierno estatal, no se hubieran cometido estos abusos contra las menores.

El Centro ya está al cien por ciento, ya está listo, pero se están incorporando los transportistas que ya tienen GPS, porque para acceder a nuestro sistema, los transportistas deben contar con esta tecnología para que puedan compartir la información con la Secretaría de Movilidad, pero muchos (transportistas) es difícil (que participen), porque se trata de tenerlos monitoreados”, reconoció.

Aunque este Centro de Control y Gestión del Transporte opera desde noviembre de 2016, hasta ahora, solo se han incorporado al monitoreo en tiempo real tres mil unidades de transporte público, pertenecientes a 30 empresas, de las más de 160 mil que circulan por el territorio mexiquense.

El objetivo de este espacio es monitorear a cada uno de los camiones, vagonetas y taxis que brindan el servicio de transporte público en la entidad, a través del sistema de geolocalización GPS, para vigilar que cumplan con el derrotero para el que se les otorgó la concesión y, en caso de que el conductor desvié su ruta, investigar cuáles son las causas, para actuar inmediatamente en caso de un accidente, un hecho delictivo al interior de las unidades o algún robo del vehículo, a fin de salvaguardar la integridad de los pasajeros.

Para ello, las empresas que ya cuentan con la tecnología, podrán solicitar su pre registro a este centro y para que pueda sumarse, se realizará una revisión de cada una de las unidades, a efecto de que éstas cumplan con los requisitos que establece la ley y, una vez aprobada, se realizará un levantamiento fotográfico y de datos con las características de cada vehículo, así como de los choferes.

De esta forma, se conformará una base de datos con la información de cada unidad, número económico, número de motor, placas, los kilómetros que recorrerá, la velocidad a la que se conduce el vehículo, así como el nombre del operador y si éste cuenta con licencia vigente.

Si observamos que algún chofer está fuera de su zona de operación, los monitoristas empiezan a hacer un seguimiento puntual, en donde se comienzan a comunicar con el operador y si éste no responde, hablamos con un representante de la empresa para verificar si existe alguna situación extraordinaria y si se presenta alguna incidencia, se le da un seguimiento al canalizarlo al Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C-5), para la atención inmediata por parte de la policía estatal”, explicó María Dolores Aguirre, coordinadora de Informática de la Semovi.

El centro es operado por ocho monitoristas, un área de seguimiento, conformada por tres personas, y tres unidades móviles, con un horario de 08:00 a 18:00 horas, aunque se trabaja para trabajar las 24 horas.

Mientras la Secretaría de Movilidad convence a más empresas de sumarse a este Centro, padres de pequeñas que han sido atacadas en el transporte público, como Marisol, no pueden hacer más que pedir a los transportistas que se fijen en quienes contratan, pues la vida de muchas personas viaja al interior de sus unidades.

Comentarios

comments