Insana competencia; médicos exigen regulación de consultorios privados

Reporteros Hoy Estado de México – Julio 19, 2017

Por ofrecer atención médica a bajo costo y a la vuelta de la esquina, los consultorios privados que forman parte de algunas cadenas farmacéuticas, han incrementado sus servicios hasta un 400 por ciento, de acuerdo con el Centro Estatal de Vigilancia Epidemiológica y Control de Enfermedades.

Por ello, el exdirector de la Escuela de Medicina de la Universidad Autónoma del Estado de México (UAEM), Mario Alfredo Jaramillo García, aseveró que este servicio puede generar repercusiones en la salud de las personas, en lugar de beneficiarlas, pues consideró denigrante el trabajo que ofrecen los médicos en estos espacios, por lo que exigió que deben regularse este tipo de establecimientos médicos.

A mí me parece un cruel negocio de unos cuántos, más que realmente un servicio a la sociedad. Lo que nos ha hecho creer, a veces, por cuestiones económicas, es que un médico que no está titulado, puede prestar el servicio ahí”, afirmó.

Expresó que, por ninguna razón, estaría de acuerdo en que un estudiante o egresado de la Facultad de Medicina de la UAEM prestara sus servicios en esos consultorios, que calificó como no fidedignos, por lo que pidió que se regule la apertura de este tipo de establecimientos médicos.

No quisiera yo que nuestros egresados tomaran eso como una alternativa de vida, nuestros egresados merecen más. Si estamos luchando por eso, no es posible que se refugien en esos consultorios”, dijo.

Señaló que erradicando dichos consultorios, se podría evitar que los mexiquenses pudieran ser recetados por médicos que no están titulados, aunado a que podría evitar que los egresados de la máxima casa de estudios de la entidad puedan laborar en consultorios anexos a las farmacias.

Estaríamos evitando que uno de nuestros egresados, que no se ha titulado, porque apenas terminó el servicio social, tengan que trabajar en estos lugares, porque se ve en la necesidad de un lugar, por eso también es importante crear espacios y plazas para trabajar en hospitales mexiquenses”, destacó.

II. Ley de la oferta y la demanda

La doctora Luz María Nava, médico general del Instituto Politécnico Nacional (IPN) y que labora en uno de estos consultorios, en Coacalco, indicó que la petición de regularización es más una cuestión de competencia y economía de los responsables de asociaciones, puesto que los pacientes van a preferir acudir a donde no cobren o las consultas sean muy baratas.

Aquí yo llevo laborando más de un año, antes tenía un consultorio particular y sí bajan las consultas, pues todas estas cadenas afectan. Aquí no se cobra la consulta, entonces, contra un particular que te cobrará entre 250 o 300, pues no hay nada que hacer”, puntualizó.

Señaló que, al tener un consultorio privado, se deben cumplir muchas más normas, mientras que, en cadenas como Farmacias Similares o Farmacias del Ahorro, es la empresa la que se encarga de hacer valer los requisitos y no el médico, quien solo deberá entregar su cédula y otros documentos de estudios para ejercer.

Opinó que el tema de la regularización tiene que ver con que los responsables de entes médicos, como asociaciones, buscan obtener más dinero, “pues si a un especialista se le pide la certificación que debe renovar cada cierto tiempo, lo que buscan es que todos los médicos, incluyendo generales, también cumplan ese requisito”.

A muchos particulares les piden esa certificación y a nosotros todavía no, pero eso es lo que buscan. Se supone que si tienes una carrera y aparte la experiencia, es lo que te va dando la certeza de que sabes lo que haces, pero por certificado te piden dinero o pertenecer a una asociación que te cobra por entrar. Lo que quieren es dinero para que te den un papelito, sepas o no sepas”, aseguró.

IV. Los incumplidos

En el Estado de México, existen actualmente nueve mil 445 consultorios anexos a farmacias, de los cuales, actualmente, mil 991 están sujetos a revisión, por carecer de documentos para su funcionamiento, informó la Comisión para la Protección Contra Riesgos Sanitarios del Estado de México (Coprisem).

De acuerdo con su titular, Miguel Ángel Ordóñez Rayón, los establecimientos que están en revisión, no cuentan con aviso de funcionamiento que otorga la Secretaría de Salud mexiquense.

Algunos no tienen actualizada cierta información. De hecho, recientemente hemos suspendido dos de ellos, porque no envían alguna de la documentación para funcionar”, explicó.

Entre los requisitos que se solicitan, se encuentran el aviso de funcionamiento y el soporte académico que certifique al médico como licenciado en medicina por una institución académica oficial.

Sin embargo, la movilidad de los consultorios y la irregularidad en su apertura para el público, han obligado a las instituciones de salud a reforzar las revisiones y establecer sanciones que van desde los cien a los mil salarios mínimos.

No tenemos nosotros más del tres por ciento de establecimientos que estén fuera de la norma. Más bien son módulos que se instalan y se cierran, pero en realidad, los que tenemos, prácticamente, la gran mayoría, cumplen con las medidas sanitarias”, agregó.

Las normas vigentes mexicanas NOM005SSA3 y NOM016SSA3 obligan a los consultorios a cumplir con una sala de espera y un área de exploración con un módulo sanitario y escritorio, como medidas básicas; sin embargo, Ordóñez Rayón destacó que la mayoría de estos establecimientos cumplen con los requisitos solicitados.

A las personas que acuden a los consultorios les decimos que acudan con toda la confianza y que nos ayuden a identificar a aquellos que por alguna razón no cumplan con las características, para que nosotros llevemos las certificaciones”, aseguró.

VI. Subsanan incapacidad del gobierno

Información de la Subsecretaría de Prevención y Promoción a la Salud de la Secretaría de Salud federal, señala que, en el país, los consultorios privados asociados a una farmacia, han crecido en últimas fechas entre 350 y 400 por ciento. Tan solo en el Estado de México, se podrían contar al menos dos mil espacios de este tipo, para atender la salud de los mexiquenses.

Dicho crecimiento se deriva de que, en México, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y, en el Estado de México, el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) y el Instituto de Salud del Estado de México (ISEM), han dejado un espacio para que estos consultorios operen en las consultas de primer nivel o en las consultas de primer contacto, donde la gente debe resolver más del 90 por ciento de sus padecimientos, requiriendo a la vez, una atención oportuna, pronta y cercana, que es lo que ofrecen estos consultorios a bajo precio.

Víctor Manuel Torres Meza, subdirector de la Academia Mexiquense de Medicina, destacó que estos consultorios privados sí son confiables, pues en ellos atienden doctores que cuentan con su cédula profesional.

Sin embargo, la Academia Mexiquense de Medicina apuesta por la capacitación continua de los especialistas, a fin de que se brinde el tratamiento adecuado a los pacientes, “estos colegas médicos del sector privado deben trabajar bajo un mecanismo de atención, capacitación y desarrollo profesional”.

Torres Meza explicó que, en dichos consultorios, básicamente se atienden enfermedades infecciosas de niños y abuelitos y, en el caso de los adultos, se da consulta a las enfermedades crónicas no transmisibles, como son: la hipertensión arterial, diabetes y obesidad. Para mujeres, las infecciones de vías urinarias y trastornos del aparato reproductor, “son los padecimientos de primer contacto que resuelven estos médicos”.

En cuanto a las condiciones de operatividad, deben cumplir con las necesidades sanitarias “el consultorio nunca puede estar continuo a la farmacia, debe de haber una pared que divida y la decisión de la persona que va a consulta, es comprar o no el medicamento en la farmacia anexa. A esto se suma que el médico tenga una cédula profesional vigente y que el consultorio cumpla la norma oficial mexicana de los consultorios médicos, pero sobre todo, debe haber un llenado del expediente clínico, para que el diagnóstico coincida con el tratamiento recetado, es una forma de control y seguimiento de los casos”, finalizó el especialista.

Comentarios

comments