Cerca de 70% de las empresas del Edoméx incumplen con medidas de protección civil en sus instalaciones

Reporteros Hoy Estado de México – Julio 12, 2017

Martes 27 de junio, 04:00 horas. Una empresa, dedicada a la fabricación de envases plásticos y localizada en Santiago Tianguistenco, arde en llamas, las cuales alcanzan una altura de hasta 10 metros.

Casi cinco horas después, bomberos de los municipios de Capulhuac, Chapultepec, Ocoyoacac, Tenango del Valle y Toluca, así como 25 tragafuegos de la Ciudad de México, logran controlar el incendio. Se reporta pérdida total en la industria, aunque no se registran heridos porque en la planta no había personal laborando.

Versiones extraoficiales señalan que la industria no contaba con los protocolos de seguridad y de protección civil necesarios, para evitar que se suscitara un evento de este tipo.

II. Burocracia y desinterés, factores para incumplir

La falta de una cultura de prevención de accidentes y la burocracia en el otorgamiento de permisos de Protección Civil, son algunos de los factores que han propiciado que el sector empresarial no se encuentre actualizado en esta materia en el Estado de México.

Para Esteban Carrera García, presidente de Emprendimiento del Consejo de Cámaras y Asociaciones Empresariales del Estado de México (Concaem), una parte del sector empresarial ve en la actualización de las medidas de seguridad un ahorro a su inversión, en la cual destinan menos del cinco por ciento del total del presupuesto.

Hay aún compañeros empresarios que aún piensan que es un gasto y que ese gasto te lo podrías ahorrar en otros rubros y que con las medidas mínimas de seguridad podrías salir de alguna emergencia, pero en realidad no es así.

Por otro lado, la autoridad no solamente tiene que ser enérgica sino que también previsora, que sería su gran labor pendiente. En este escenario, desafortunadamente, el tema de la corrupción es una salida para nosotros, porque comúnmente cuando ya compraste todo para abrir tu negocio, existen baches que te hacen no aperturarla por algún permiso”, aseguró.

Otro de los factores que orilla a los inversionistas a no prever medidas para evitar accidentes, es el constante crecimiento de sus empresas y de las instalaciones, pues en el sector se priorizan los beneficios financieros en el aprovechamiento del espacio.

A veces si te va muy bien, buscas un espacio más grande, priorizando la extensión más que un tema de seguridad, por eso es que prácticamente en todas las zonas, particularmente en la poniente y oriente, hay bodegas que tienen 40 o 50 años de antigüedad y que no están actualizadas y que son las mismas medidas desde que se construyeron”, explicó.

Reconoció que los industriales cumplen con la normatividad muchas veces en las bodegas o centros industriales con señalamientos básicos, pero no se practica constantemente el cómo actuar en caso de un siniestro, como debería de serlo una o dos veces al mes mínimo”.

A veces, la autoridad solamente está buscando lo que tienes mal, cuando en realidad debería ser la que prevenga, la que invite precisamente para que cumplamos con la normatividad y que se mejore.

El llamado que se hace es tener una cultura de prevención porque solamente lo festejamos las medidas de protección civil en el aniversario del terremoto del 85, cuando no debería de ser así”, agregó.

III. Regalitos que cuestan la vida

El presidente de la Asociación de Empresarios y Ciudadanos del Estado de México (Asecem), Raúl Chaparro Romero, reconoció que solo 30 por ciento de las empresas que están asentadas en el territorio mexiquense, cumplen con la normatividad en materia de Protección Civil, lo que pone en riesgo la seguridad e integridad de los empleados.

Aseveró que esto se debe a que los empresarios deben de cumplir con una serie de requisitos y documentos para obtener una licencia de funcionamiento para la apertura de una empresa, por lo que muchas veces los encargados de áreas como Normatividad, Desarrollo Urbano y Desarrollo Económico, invitan a agilizar los trámites a cambio de la entrega de “moches” o dádivas, y entre los requisitos que se facilitan, están las medidas de Protección Civil.

Comentó que quienes incurren en estos actos de corrupción, en la mayoría de las ocasiones, cometen una mala inversión, pues a veces gastan más en la entrega de esas dádivas, que lo que les costaría realizar las adaptaciones a sus empresas para que los empleados estén seguros.

Chaparro Romero afirmó que la falta de cumplimiento a las normas de Protección Civil es una responsabilidad de todos, pues los tres órdenes de gobierno son omisas en la realización de operativos que permitan identificar si una empresa no está cumpliendo con la norma y los sindicatos no exigen a los dueños de las industrias que proteja al personal, tanto con las herramientas necesarias, como con acciones preventivas, por lo que urgió a que se implementen las revisiones y capacitaciones, a fin de evitar incidentes mayores.

En contraparte, la presidenta de la Concaem, María de Lourdes Medina Ortega, destacó que, por normatividad, las 660 mil unidades económicas o empresas de diversos tamaños y giros que están asentadas en 108 parques y corredores industriales del Estado de México, cuentan con áreas de Protección Civil para prevenir o actuar en caso de alguna contingencia.

Explicó que es obligatorio para todo empresario contar con su unidad en la materia o, de lo contrario, serían sancionados por el Gobierno del Estado de México, con multas que van desde los 50 salarios mínimos hasta los mil 500; es decir, de los tres mil 600 pesos hasta los 108 mil pesos, tomando en cuenta que el salario mínimo se ubica en los 72 pesos.

Hay una exigencia muy clara con respecto a mantener los hidrantes, los extintores, debemos tener áreas específicas con arena para poder sofocar fuego, sin descuidar la parte de seguridad de los trabajadores. También tenemos áreas específicas de seguridad e higiene industrial y todo esto hay que estarlo actualizando de manera constante”, indicó la empresaria.

Mencionó que los industriales tienen que invertir en Protección Civil, pues no solo pierden sus inversiones, “lo grave, subrayó, es que se ponen en riesgo la vida de los trabajadores, por lo que, a nivel empresa, debemos buscar la manera de tener un mantenimiento de manera permanente, que beneficia no solo a la empresa, sino también a los empleados”.

Medina Ortega destacó que, de manera regular, en las empresas se desarrollan simulacros en diversas áreas, a fin de disminuir los accidentes, “estos simulacros dan cuenta de cómo evacuar, a qué hora evacuar y bajo qué contenidos, hay protocolos específicos y, en ese sentido, la parte fundamental está en hacer que los trabajadores actúen de acuerdo a los protocolos en cuestión de segundos y evitar el exceso de confianza, porque podemos perder la vida por ello”.

IV. La mala inversión

El delegado del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMMS), delegación Poniente, Enrique Gómez Bravo Topete, señaló que, actualmente, han detectado que cerca de 50 por ciento de las empresas ubicadas en el Valle de Toluca, registran una irregularidad en su plan de Protección Civil; situación que pone en riesgo a quienes laboran en ellas.

Indicó que los accidentes en el trabajo no solo representan el daño físico para los trabajadores que lo sufren, sino un gasto para el Seguro Social y para las empresas, porque tienen que cubrir la incapacidad, pues al año se genera un gasto superior a los 300 millones de pesos por incapacidades.

En incapacidades, en la delegación estamos gastando al año más de 300 millones de pesos, derivado de accidentes que muchas veces se pueden prevenir, como las caídas o los incendios”, dijo.

Refirió que cualquier empresa que no cumpla con los protocolos de seguridad, aumenta su riesgo de trabajo y, por consecuente, sus cuotas obrero-patronales se incrementan.

Hoy tenemos un trabajo en conjunto para que esos protocolos se cumplan y se lleven a cabo, ya que muchas veces las empresas pagan más en incapacidades”, concluyó.

A destacar:

  • Se destina menos del 5% de las ganancias en acciones de Protección Civil
  • Solo 30% de las empresas cumplen con la normatividad
  • Las multas por incumplimiento van desde los 50 hasta los mil 500 salarios mínimos
  • Al año, el IMSS gasta 300 mdp para atender incapacidad por accidentes de trabajo

Comentarios

comments