Suman 798 niños y jóvenes desaparecidos en Edoméx

Reporteros Hoy Estado de México – Junio 1, 2017

Apenas cuenta con 15 años y ya es el centro de atención de cientos de personas. Su foto está distribuida por calles de Toluca, aunque no es modelo o alguna figura pública; sin embargo, Gabriela Romero Blanquel, tiene que estar a la vista de todos para dar con su paradero, pues el pasado 24 de febrero desapareció de la esquina de su casa, ubicada en Rancho La Mora, y desde entonces, su familia no sabe nada de ella.

Su abuela, la señora Susana, cada día suplica a Dios para que su nieta aparezca, pues es una joven tranquila que no tiene problemas con nadie.

En las primeras horas de su desaparición, la búsqueda inició con personas cercanas a su familia, en parques, colonias aledañas e, incluso, por redes sociales. Doña Susana indica que se ha hecho de todo, con la intención de que cualquier persona que vea su rostro, la logré reconocer.

Yo pido que, por lo menos, me den el aviso de que mi hija está bien, yo lo que quiero es a mi hija, quiero ver que está sana, que está bien, ella sufre crisis convulsivas y está en tratamiento”, agregó.

II. Suman 798 desaparecidos

Como en el caso de Gaby, en los últimos 50 meses, se han emitido 798 Alertas Amber, a través de las cuales se ha recuperado, hasta la fecha, a 692 menores de edad y 106 siguen en calidad de desconocidos, informó la Fiscalía General de Justicia del Estado de México.

De los niños y jóvenes recuperados, la dependencia estatal dio a conocer que 13 fallecieron por diversas causas -uno era niño, tres niñas, cuatro adolescentes varones y cinco adolescente mujeres, mientras que, de los 692 recuperados por las autoridades, 78 fueron niños, 88 niñas, 105 adolescentes niños y 421 adolescentes mujeres-.

En tanto, en lo que va del año, se han emitido 133 Alertas Amber, a través de las cuales se han encontrado 105 menores de edad y restan 28.

La Alerta Amber se implementó en el Estado de México, por primera vez, el 3 de abril de 2013; la primera niña en encontrarse a 11 días de la fecha citada, fue la niña Valeria Hernández de Jesús, quien se hallaba en el país sudamericano de El Salvador.

III. Edoméx, el que más casos reporta

La presidenta de la Asociación Mexicana de Niños Robados y Desaparecidos A.C. (AMNRDAC), María Elena Solís, señaló que, desafortunadamente, el Estado de México ocupa el primer lugar en desaparición de niños y adolescentes, siendo los municipios de Ecatepec, Chimalhuacán y Tecámac de donde más casos se registran.

Apuntó que la asociación a su cargo atiende al mes alrededor de 20 casos provenientes del Estado de México, lo que representa 70 por ciento del total, de los que tan solo se logran recuperar a cinco o siete personas.

Hay casos de jóvenes que abandonan el hogar por voluntad propia, aunque muchos casos que nos llegan es por medio de redes sociales, son enganchados y los desaparecen”, explicó.

Lamentó que si bien no existe un banco de datos que a nivel nacional para saber con exactitud cuántos casos se dan en total, aseguró que sí hay interés por parte de las autoridades, ya que constantemente realizan reuniones con la fiscal de Personas Desaparecidas, María del Sol Delgado, y colaboran para procurar justicia y encontrar a los menores.

IV. Importe que se trabaje con las ONG´s

El presidente de la organización civil Solidaridad para las familias, David Mancera Figueroa, indicó que la colaboración con el gobierno estatal, para localizar a un menor desaparecido, es complicada ya que las autoridades no trabajan de la mano con las asociaciones de la sociedad civil y no brinda las condiciones necesarias para que se realicen las investigaciones necesarias, ni la seguridad para quienes apoyan a las familias en la búsqueda.

Refirió que las personas que se acercan a la asociación que preside buscan acelerar el proceso de investigación, ya que al sufrir la desaparición de un familiar, las dependencias los victimizan más y no les brindan los datos necesarios para realizar la búsqueda de sus seres queridos.

Mancera Figueroa resaltó que, para que sea efectiva la búsqueda de personas, se debe iniciar la labor de manera inmediata y no esperar el tiempo que estipula la autoridad, ya que, dijo, está comprobado que las primeras tres horas de ser reportada como desaparecida una persona, son de suma importancia.

V. Justicia tardía

De acuerdo con Óscar Sotomayor López, catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), una de las fallas en la procuración de justicia para la localización de personas desaparecidas, es la falta de preparación del personal que lo lleva a cabo.

No hay comunicación entre autoridades, hay falta coordinación, falta mucha preparación para policías y agentes del ministerio público para la integración de las carpetas de investigación”, explicó el también Doctor en Derecho.

Precisó que ante las deficiencias, fue constituida desde 2013, la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas; con ello, en algunos casos, se le hace la reparación del daño, aunque en situaciones, como el secuestro, el lapso para alcanzar una reparación es largo.

Afortunadamente le podría decir que sí hay justicia, pero desafortunadamente es retardada y por ahí, hay un aforismo jurídico que dice que la justicia retardada, es justicia denegada”, dijo.

Explicó que, en los últimos dos años, el Registro Nacional de Personas Desaparecidas tiene un padrón de más de 30 mil ciudadanos extraviados y de esta cantidad, pocos casos han sido resueltos de manera exitosa, porque existen diversas fallas en el proceso de búsqueda.

El catedrático de la facultad de Derecho de la UNAM manifestó que una de las alternativas para que los procesos en la búsqueda de personas sean más ágiles, sería la desaparición de las 72 horas y del ministerio público como primera instancia de búsqueda.

Es que el sistema no está mal, las que están mal son las partes y el tema es tan dinámico que por eso hay que prepararse constantemente, todo lo deben tener dominado” finalizó.

VI. El reto: eliminar el plazo de 72 horas

A decir del ex presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), Raúl Plascencia Villanueva, los protocolos para la atención de personas desaparecidas tienen que cambiar.

De acuerdo con Plascencia Villanueva, en la actualidad ya no es necesario esperar que se cumpla el plazo de 72 horas que establece la ley, para que las autoridades inicien las tareas de búsqueda de las víctimas.

El ex ombudsman advirtió que el gobierno mexicano carece de “voluntad política” para implementar las reformas necesarias para ello, lo cual podría acelerar los procesos legales y mejorar la búsqueda de personas extraviadas.

Ante cualquier persona no localizable, una mujer que no esté localizable su paradero, la respuesta de la autoridad debe de ser inmediata y bajo ninguna circunstancia esperar las 72 horas, es algo que ya quedó en el pasado”, dijo.

Señaló que las modificaciones deben de estar encaminadas a evitar que los procesos legales sean “tardíos” en los ministerios públicos, como ocurren en la actualidad y que deberían garantizar una atención pronta y expedida a la población.

Comentarios

comments