Fracasa reconversión del transporte público a unidades con gas natural

Osvaldo Saldaña – Junio 20, 2017

En 2002, autoridades estatales y transportistas lanzaron un proyecto para convertir todas las unidades de pasajeros a consumo de gas natural; medida que traería beneficios al medio ambiente y permitiría abatir los costos del pasaje; sin embargo, a quince años de distancia, este plan presenta un avance de apenas 10 por ciento en el Valle de México, reconoció el secretario de Movilidad del Estado de México, Edmundo Ranero Barrera.

No obstante, rechazó que el proyecto de conversión del transporte público haya fracasado, pues, tan solo en el Valle de Toluca hay un avance de 70 por ciento en taxis que circulan en esta región.

Ranero Barrera aceptó que hay importantes carencias de infraestructura relacionada con gasoductos o estaciones de abastecimiento. Sin embargo, mencionó que también​ existen avances en este tema, ya que, recientemente, en coordinación con la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Secretaría del Medio Ambiente mexiquense, se logró la compra de 60 camiones de consumo de gas para alta capacidad de transporte de pasajeros.

Detalló que, en el Valle de México, la compañía Dina ganó la licitación para surtir 30 camiones a crédito a tres diferentes empresas que fueron seleccionadas en el mismo proceso, mientras que, en el Valle de Toluca, Estrella del Oeste fue la seleccionada para recibir el financiamiento y adquirir también 30 camiones de gas. Esto, con una inversión de 50 millones de pesos.

Aunque reconoció que el proceso ha sido lento por la falta de inversionistas, dio a conocer que están a punto de aprobar una nueva inversión cien millones de pesos, para adquirir más camiones e incluir camionetas tipo Urvan y Taxis.

Resaltó que una unidad que se convierte a consumo de gas natural reduce al menos 43 por ciento sus gastos en combustible; efecto que produce un ciclo virtuoso que permite a los concesionarios comprar unidades nuevas con este sistema de consumo ya instalado.

Por su parte, el líder transportista, Román Dávila, expuso que el principal freno para este proyecto es la falta de financiamiento y aceptó que no pueden esperar que todo el peso lo cargue el gobierno.

No obstante, añadió que lo que sí urge es que el gobierno amplíe la vigencia de las concesiones del transporte público de 10 a 99 años, lo que le daría a los bancos más confianza a la hora de otorgarles créditos a los empresarios, a fin de que puedan convertir sus vehículos o comprar nuevas unidades con este sistema.

En ese sentido, Román Dávila expuso que actualmente un grupo de concesionarios está impulsando un plan para en el mediano plazo convertir mil unidades del transporte público de las zonas de Valle de Chalco, Ixtapaluca y Naucalpan, así como para construir dos estaciones virtuales de gas natural, es decir, que no necesitan gasoductos.

Detalló que, para cumplir su objetivo, requieren de cerca de cien millones de pesos, ya que el costo de la conversación de cada unidad es de 42 mil pesos aproximadamente y la instalación de cada estación, con capacidad para abastecer 400 vehículos al día, tiene un costo de 20 millones de pesos.

Finalmente, el líder transportista expuso la urgencia de que los gobiernos federal y estatal establezcan​ una estructura financiera que permita la modernización del sistema de transporte público que lo haga más eficiente, más económico y menos contaminante, con el apoyo de las instancias correspondientes.

Comentarios

comments