Un vistazo al pasado de la comunicación en la CDMX

Hoy Estado de México – Diciembre 24, 2015

museotelegrafo12

En este 2015 alrededor de unas 72 mil personas admiraron la gran historia que alberga el Museo del Telégrafo, recinto que cuenta con un total de 250 piezas que narran a la vista los avances tecnológicos que ha sufrido México en materia de comunicaciones a partir de la llegada del telégrafo al país.

Esta exposición es guiada por el encargado del recinto, David Mondragón Olivares, quien en primera instancia indica a los visitantes que el telégrafo llegó al país en 1848, gracias a Juan de la Granja, un español que se mostró interesado en las comunicaciones de México.

Explicó que fue durante el gobierno de Antonio López de Santa Ana cuando a Juan de la Granja se le concedió el permiso de explorar con el telégrafo. La primera comunicación telegráfica fue entre Palacio Nacional y Minería, y una vez que se comprobó su éxito siguió un enlace entre la Ciudad de México (Palacio Nacional) y una población de Puebla.

“Ha habido una evolución desde la llegada del primer telégrafo como primer medio de comunicación, después, con la Reforma de Benito Juárez comenzaron a crearse más líneas, pero fue hasta la llegada de Porfirio Díaz al poder, en 1876, cuando ya el telégrafo cobró la fuerza que empieza a modernizar al país”, explicó Mondragón a Notimex.

Pero fue en el año 1878, durante el gobierno de Porfirio Díaz, cuando llegó el segundo medio de telecomunicación: el teléfono.

“Sólo que a Díaz no le gustó este aparato, porque existía una intermediaria que sería la señorita que daba línea y lo que hacía ésta era escuchar las conversaciones y en el telégrafo no sucedía, pues sólo quien enviaba el mensaje o quien lo recibía, sabía el significado, ya que estaba cifrado en clave morse”, detalló.

Sin embargo, fue casi a la llegada del año 1901 cuando Díaz comenzó un proceso más agresivo para modernizar al país al pedir la elaboración de un espacio para la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas , recinto que fue muy importante en su momento.

Lo que hizo, dijo, fue mandar a construir este edificio que es el Palacio de Comunicaciones y Obras Públicas, que alberga el Museo del Telégrafo y el Museo Nacional de Arte (Munal).

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

“Se siguió el proceso y la clave morse, Porfirio Díaz empezó a sacar más líneas telegráficas, para el siglo XX destaca la figura de Guillermo Marconi en Europa, quien desarrolló la radiotelegrafía, porque ahora se da con las ondas hertzianas, se desarrolló la radio, la televisión y el satélite”, abundó.

Detalló que los primeros telégrafos contienen un sonador en la caja de resonancia, una magneta y lo que sería la llave o el manipulador que era el instrumento que picaba para la clave morse.

La muestra contiene, además, equipos de telégrafos, dos teléfonos de 1876-1884, de finales del Siglo XIX, que se le daba cuerda y el otro de los años 20; también incluye un receptor de televisión.

Otras de las piezas que llaman la atención son dos teleimpresores que datan de 1960 y 1970, el primero un poco grande y después se hizo más pequeño.

También destaca en la exposición un pianito, que era un transmisor telegráfico, del Siglo XIX, que es como un piano que en las teclas tiene las letras para una escritura más fácil, pero era un equipo más caro, porque es de marfil, por lo que fueron muy pocos los que se hicieron.

La exposición incluye una bobina, una magneta de campaña Bunnell, un telegráfono, un transmisor perforador de cinta, una grabadora de alambre, un transmisor telegráfico, un milamperímetro y un galvanómetro de espejo móvil. También se encuentran un conmutador telegráfico, un marcador de giros, teléfonos, micro faradómetro, receptor de televisión, equipo de transmisión, entre otras piezas.

El Museo del Telégrafo, que pertenece a Telecomunicaciones de México, está abierto al público de martes a domingo, de 10:00 a 17:30 horas, excepto el 25 de diciembre y el 1 de enero. Su entrada es gratuita.

Con información de Notimex.

Comentarios

comments