El origen y simbolismo de las posadas se ha perdido

María Ramírez / @RmrezHoyEstado / Diciembre 23, 2015

310a86da-7eec-4a5a-8d55-5128f09227d0Las fiestas decembrinas, entre las que destacan sus tradicionales posadas, han perdido con el paso del tiempo su simbolismo religioso católico-cristiano, debido a que hoy muchas personas ya no profesan esta religión y por ende el origen esta tradición se ha desvirtuado y convertido en un pretexto para hacer fiestas, reconoció Roberto Sandoval Herrera, sociólogo.

En entrevista con Hoy Estado de México, el especialista en temas sociales recordó que el origen de estos festejos religiosos fue el de conmemorar el peregrinar de José y María por los rumbos de Belén en su búsqueda de un lugar para alojarse y esperar el nacimiento del niño Jesús.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Indicó que a pesar del esfuerzo de los sacerdotes católicos para preservar esta tradición, ésta se ha ido perdiendo, actualmente todo el simbolismo de estos festejos se ha desvanecido y una buena parte de la gente que organiza y asiste a “posadas”, solamente lo hacen por diversión.

La gente de hoy desconoce el origen y el significado de sus símbolos como la piñata, los cantos para pedir posada, las velas y el cargar a los peregrinos, así como la fruta y los aguinaldos que se repartían entre los asistentes.”

“La cultura en México ha generado que cualquier fecha se tome como pretexto para hacer fiesta, pero se ha perdido el conocimiento del origen de cada una de estas tradiciones, no se conocen los conceptos, mucho menos los jóvenes, quienes en su mayoría sólo buscan diversión, bailar y beber”, dijo.

Sandoval Herrera consideró que en los pueblos todavía se conservan los usos y costumbres, y añadió que los católicos fusionan la devoción con la diversión, lo religioso y lo profano.

Por ejemplo, ahora la piñata puede ser representada por cualquier otra figura, hasta la de un político que le moleste a la sociedad, con lo que las personas olvidan la tradicional estrella de siete picos que representaban los siete pecados capitales a los que se les pegaba para destruirlos y alcanzar las virtudes, que son los dulces de la tradicional colación y frutas que caían al quebrarla.”

Comentarios

comments