Revelan causas de muerte de empresaria en Atizapán

Redacción – Junio 27, 2015

El día de ayer se reportó el asesinato de una mujer de 35 años de edad con arma de fuego por pre­sun­ta­men­te oponerse a que un par de de­lin­cuen­tes le ro­ba­ran su lu­jo­sa ca­mio­ne­ta.

Después del ase­si­na­to, los pre­sun­tos ho­mi­ci­das que, de acuerdo con testigos, eran un hom­bre y una mu­jer de en­tre 25 y 30 años de edad que des­de tem­pra­na ho­ra me­ro­dea­ban mis­te­rio­sa­men­te la zo­na, sa­lie­ron co­rrien­do pa­ra dar­se a la fu­ga y per­der­se en­tre las ca­lles del lu­gar.

Los he­chos que cos­ta­ron la vi­da de la de­sa­for­tu­na­da em­pre­sa­ria, iden­ti­fi­ca­da por va­rios de sus tra­ba­ja­do­res co­mo Ma­ría Agui­lar Ra­mí­rez, de 35 años de edad, se re­gis­tra­ron al fi­lo de las 12 horas, ca­si en la puer­ta de las ins­ta­la­cio­nes de su em­pre­sa, ubi­ca­da en el nú­me­ro 2 de Fres­nos, en la Co­lo­nia Nue­va Era, en es­te mu­ni­ci­pio.

Au­to­ri­da­des po­li­cia­cas in­for­ma­ron que de acuer­do a las ver­sio­nes que die­ron al­gu­nos de los ve­ci­nos y tra­ba­ja­do­res de la oc­ci­sa, és­ta aca­ba­ba de sa­lir de la em­pre­sa, cuan­do re­pen­ti­na­men­te al su­bir a su ca­mio­ne­ta, una Ford, ti­po es­ca­pe blan­ca, pla­cas de cir­cu­la­ción MRT-4726, y po­ner­la en mar­cha pa­ra re­ti­rar­se del lu­gar, un su­je­to y una mu­jer, que al pa­re­cer ya vi­gi­la­ban to­dos sus mo­vi­mien­tos y la es­ta­ban es­pe­ran­do, la sor­pren­die­ron y a pun­ta de pis­to­la y ba­jo ame­na­zas de muer­te tra­ta­ron de ro­bar­le la uni­dad.

Sin em­bar­go, se­gún los tes­ti­gos, co­mo la em­pre­sa­ria al pa­re­cer pu­so re­sis­ten­cia y tra­tó de ba­jar de la ca­mio­ne­ta pa­ra es­ca­par y evi­tar el asal­to, el pre­sun­to la­drón, que era quien em­pu­ña­ba el ar­ma de fue­go, la ase­si­nó a que­ma­rro­pa al dis­pa­rar­le a cor­ta dis­tan­cia un ba­la­zo en la ca­be­za.

Cuan­do los tra­ba­ja­do­res es­cu­cha­ron la de­to­na­ción del ar­ma de fue­go y que és­ta gri­ta­ba pi­dien­do ayu­da, rá­pi­da­men­te sa­lie­ron pa­ra sa­ber qué es­ta­ba pa­san­do y en ese mo­men­to des­cu­brie­ron que un su­je­to y una mu­jer que se da­ban a la fu­ga la ha­bían ata­ca­do a ba­la­zos.

De­bi­do a que la fé­mi­na ago­ni­za­ba, sus an­gus­tia­dos tra­ba­ja­do­res de in­me­dia­to pi­die­ron el au­xi­lio de una am­bu­lan­cia, pe­ro de­sa­for­tu­na­da­men­te cuan­do pa­ra­mé­di­cos de Pro­tec­ción Ci­vil de Ati­za­pán arri­ba­ron al lu­gar y tra­ta­ron de brin­dar­le los pri­me­ros au­xi­lios mé­di­cos de­ter­mi­na­ron que ya no ha­bía na­da que ha­cer, pues ya ha­bía muer­to.

Al te­ner co­no­ci­mien­to de los he­chos, ele­men­tos de la Po­li­cía Mu­ni­ci­pal y de la CES de in­me­dia­to se pre­sen­ta­ron en el lu­gar y des­ple­ga­ron un fuer­te ope­ra­ti­vo en to­da la zo­na, a fin de ubi­car y de­te­ner a los cri­mi­na­les, pe­ro no tu­vie­ron suer­te, pues es­ca­pa­ron sin de­jar pis­tas de su pa­ra­de­ro.

Du­ran­te las pri­me­ras ins­pec­cio­nes ocu­la­res que prac­ti­có en la es­ce­na del cri­men, el MP in­for­mó que la oc­ci­sa que­dó en el asien­to del con­duc­tor de la ca­mio­ne­ta, con los pies aba­jo, pues al pa­re­cer tra­tó de ba­jar de la uni­dad pa­ra es­ca­par de sus ver­du­gos, pre­sen­ta­ba un ba­la­zo en la ca­be­za, a la al­tu­ra de la sien del la­do iz­quier­do, pro­ba­ble­men­te de una pis­to­la ca­li­bre .9 mi­lí­me­tros, ya que en el lu­gar se en­con­tró un cas­qui­llo per­cu­ti­do de di­cha ar­ma.

Po­li­cías mi­nis­te­ria­les que tam­bién se en­con­tra­ban en la es­ce­na del cri­men re­co­gien­do pis­tas y evi­den­cias e in­te­rro­gan­do a los tes­ti­gos, in­for­ma­ron que has­ta el mo­men­to se des­co­no­ce la iden­ti­dad de los pre­sun­tos ho­mi­ci­das; sin em­bar­go, di­je­ron, con los po­cos da­tos que die­ron de ellos los tes­ti­gos ya ini­cia­ron con las in­ves­ti­ga­cio­nes co­rres­pon­dien­tes y con­fia­ron en que con­for­me avan­cen los tra­ba­jos po­li­cia­cos pue­dan iden­ti­fi­car­los y de­te­ner­los, ac­ción que se es­pe­ra su­ce­da, de tal for­ma que es­te ase­si­na­to no que­de im­pu­ne y los res­pon­sa­bles sean pues­tos tras las re­jas, tal y co­mo es la exi­gen­cia de fa­mi­lia­res de la oc­ci­sa.

auch

Con información de Hola Atizapán.

 

Comentarios

comments