Ex Convento de Ozumba, testigo del siglo de oro

Karina Ruiz /@RuizHoyEstado / Junio 25, 2015

me2

Declarado en 2013 como “Pueblo con encanto”, Ozumba posee una obra arquitectónica cuya construcción inició en el siglo XVI.

El Ex Convento Franciscano, con una portería e iglesia dedicada a la Inmaculada Concepción, resguarda obras de arte de los siglos XVII y XVIII, como el retablo mayor, que el historiador José Guillermo Arce Valdés destaca en su tesis como algo que “merece contarse entre lo mejor de la retablística de la Nueva España”.

En esta portería hay escenas de los franciscanos que llegaron a la Nueva España en 1524; el martirio de los niños indígenas de Tlaxcala, y al centro se ve a San Francisco de Asís, la Inmaculada Concepción y pequeños ángeles con los símbolos lauretanos (letanías).

Los deslumbrantes retablos barrocos, así como los óleos datan del siglo XVIII y ya han sido restaurados; destaca un San Judas Tadeo, autoría de Cristóbal de Villalpando, uno de los mejores pintores nohovispanos.

En el retablo mayor no hay pinturas, solo esculturas y relieves; resalta la Inmaculada Concepción, en cuya túnica se pueden apreciar los símbolos lauretanos (espejo, torre, sol, estrella, escalera, puerta del cielo, entre otros).

Al entrar al templo, impresiona esta vista que cubre el muro de la iglesia, y la presencia de la virgen es acompañada de querubines y los 12 apóstoles.

También hay testimonio de la participación de artistas locales del siglo XVIII. La  portada de la iglesia franciscana de Ozumba es de cantera. Ozumba está a media hora de Amecameca; su clima es templado.

Comentarios

comments