Plantean reforma para eficientar donación de órganos en Edoméx

Veneranda Mendoza – Marzo 27, 2015

invitanorganos

A fin de otorgar a los profesionales de la salud herramientas jurídicas que legitimen el rescate de tejidos, eficientar la donación de órganos y evitar que las enfermedades crónico-degenerativas se conviertan en un problema de salud pública, el grupo parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) promovió una iniciativa de reforma al Código Civil del Estado de México.

El diputado Irad Mercado, autor de la propuesta, recordó que en México y en buena parte del mundo occidental las enfermedades infecciosas han dejado de ser las responsables de la morbilidad, la incapacidad y la muerte de los habitantes, quienes ahora padecen enfermedades crónicas, frecuentemente degenerativas que producen, con demasiada frecuencia, la pérdida de la función de órganos vitales cuyo resultado, a corto plazo, es la muerte a edades muy por debajo de la esperanza de vida.

No obstante, refiere, el desarrollo de las ciencias médicas ha tornado viable que los órganos deficientes puedan ser sustituidos exitosamente por órganos sanos obtenidos o bien de cadáver o de individuos vivos sanos (como es el caso de los riñones, de segmentos de hígado o pulmón o de médula ósea).

La técnica médica refiere que órganos sólidos como corazón, hígado, riñón, pulmón y páncreas deben obtenerse de cadáveres con corazón latiente, de manera que los órganos disponibles estén bien oxigenado y nutridos, lo que se logra cuando las personas han caído en muerte cerebral.

En tanto, la donación cadavérica, aceptada prácticamente en todo el mundo con algunas excepciones en el oriente, es un proceso complicado que requiere de la buena disposición de la población general, de sistemas de salud bien organizados con adecuados sistemas de referencia y contra referencia, con adecuada información y buena disposición del personal hospitalario y la presencia de personal bien entrenado para lograr la entrega y la adecuada distribución de los órganos.

“Hay una buena cantidad de trasplantes de riñón y nos sentimos orgullosos de ser el país que en América Latina trasplanta más riñones, pero 90 por ciento es de donador vivo.

También se trasplanta un buen número de córneas, pero con 70 por cien to de córneas importadas de Estados Unidos”, dijo.

De no eficientarse la donación, consideró, el problema será de salud pública, derivado de una conjunción de malos hábitos de vida y, paradójicamente, de una ampliación en las expectativas de vida.

Por eso, planteó modificar los artículos 2.6 y 2.7 del Código Civil del Estado de México, de tal manera que “toda persona con capacidad de ejercicio tiene derecho a disponer sus órganos o materiales orgánicos, para que después de su muerte se donen y sean implantados en humanos vivos o con fines de estudio e investigación”.

“En los casos de donación o trasplante mortis causa, la autorización a que se refiere el presente artículo podrá especificar los órganos o los materiales orgánicos que deban donarse, de lo contrario se entenderán comprendidos todos los órganos o tejidos anatómicos del donante. Podrá especificar con qué finalidad se autoriza la donación y el destinatario.

De no existir ésta se entenderá que se donan para fines de implantación en humanos vivos, con exclusión de los de estudio e investigación científica”.

Además, “la extracción, conservación, donación y trasplante de órganos y tejidos humanos sólo podrán efectuarse con fines terapéuticos”.

La propuesta fue turnada a las comisiones unidas para su análisis y posterior dictamen.

Comentarios

comments