Para oreja

Hasta  en el espectáculo

Dicen que la curiosidad mató al gato, pero a mi me dejó gratamente sorprendida.

Hace seis años, durante una sesión fotográfica, busqué la oportunidad de conocer al fallecido hijo del Perro Aguayo y a toda su jauría de Perros del Mal. Y no porque me gustaran los trancazos, mi curiosidad iba encaminada a ver qué tenía ese perrito que todos querían tener en casa.

Y ahí voy de colada, esperando toparme con un tipo rudo, pero no fue así, ese perrito fuera del ring era un tipazo, dicharachero, platicador hasta por los codos, nunca le dijo que no a nada al fotógrafo, hasta le preguntaba sobre los aditamentos de su equipo.

Cada cicatriz es una anécdota. Pedro jr lo confirmó. Embobada lo escuchaba contando sus hazañas, y él muerto de la risa de ver mis gestos de horror. También puede ver el piernón que tenía, sin duda mis dos piernas eran una de él. Y no me imagino uno de sus abrazos.

Los Perros del Mal eran un gran equipo debajo del ring, hacían buena camarería, siempre en manada; sin embargo, Pedrito brillaba con luz propia, tenía un gran carisma, el cual lo llevó a hacer grandes amigos en el mundo del espectáculo.

El programa dominical Los 5 Magníficos lo dió a conocer. Era una emisión de pruebas circenses, canto y baile, formada por equipos, él formaba parte del amarillo y abanderaba la causa de ayudar a una institución de lucha contra el Sida.

Aguayo compitió contra Niurka, Arturo Carmona, Lis Vega, Lidia Ávila, Eugenio Siller y Adrián Uribe, con este último hizo una amistad fuera de la pantalla chica. El comediante posteó una foto hace unos días para despedirse del amigo. Sin duda, ambos hicieron clic por su sentido del humor. Aguayo ganó la contienda tras votación del televidente.

Aunque de actuación no sabía nada, la productora Rosy Ocampo lo buscó para que asesorara escenas de lucha libre en unos capítulos de la telenovela Qué Pobres tan Ricos y que hiciera una actuación especial.
La razón? la historia era familiar y de acuerdo a sondeos, muy querido por el público, sobre todo el infantil. Obvio que su actuación no fue ni para ganarse un premio, y él lo sabía, Pedro sólo fue a divertirse y como era su costumbre salió sumando un amigo: el actor Mark Tacher.

Al año de que se hiciera la novela, la pareja de Mark, la conductora Cecilia Galliano invitó a Pedro Aguayo jr a convivir con su hijo Santiago en su fiesta de cumpleaños.

“Héroe de Santi y de los niños que en ti encontraron fortaleza. Descansa en paz”, fue lo que dijo la conductora.

Pedro Aguayo jr, un luchador con un carisma del tamaño de su rudeza en el ring.

perros 3

Comentarios

comments