Mató a su novia a rocazos; lo encierran 67 años

Redacción – Marzo 31, 2015 FOTO B196
El Representante Social de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) acreditó ante un Juez la responsabilidad penal de Gilberto Campos García, en los delitos de homicidio calificado y robo a casa habitación con violencia en agravio de su novia, por lo que fue sentenciado a 67 años y seis meses de prisión.
Las pruebas recabadas y aportadas por el Representante Social fueron tomadas en cuenta por la Autoridad Judicial, quien le dictó sentencia condenatoria y le fijó una multa de 172 mil 437 pesos.
De acuerdo con las investigaciones realizadas por esta Institución, los hechos se registraron en diciembre de 2010, en el municipio de Atizapán de Zaragoza.
Según la información obtenida por la Procuraduría, el hoy sentenciado se encontraba  discutiendo con su novia, Rosa Diana Suárez, en calles de la colonia Alfredo V. Bonfil, municipio de Atizapán de Zaragoza, ya entrada la noche.
En el trayecto hacia la colonia Cinco de Mayo, el hombre empleando la violencia sometió a la mujer y con una piedra la golpeó en la cabeza varias veces, además la azotó contra el piso y unos bultos de cascajo que había en el lugar.
De las indagatorias se desprende que las lesiones que le causó Campos García a la mujer le ocasionaron la muerte.
Las investigaciones hechas por la PGJEM permitieron conocer que dos meses antes, el hoy sentenciado se había introducido al domicilio de la mujer, en la colonia Alfredo V. Bonfil, ingresando a su habitación donde la agredió y se llevó su teléfono celular.
Gilberto Campos García  fue puesto en su momento a disposición de un Juez, quien previo proceso legal, resolvió dictarle sentencia condenatoria de 67 años y seis meses de prisión por los delitos de homicidio calificado y robo a casa habitación con violencia.
La Autoridad Judicial también resolvió condenarlo al pago de la reparación del daño moral por la cantidad de 83 mil 891.60 pesos, y cubrir además 6 mil 895 pesos por reparación del daño material.
El hoy sentenciado se encuentra recluido en el Centro de Prevención y Readaptación Social “Juan Fernández Albarrán”, en Tlalnepantla, donde cumplirá la sentencia que le fue dictada.

Comentarios

comments