Hacen fotografías famosas en modelos diminutos

fotos6

Redacción – Marzo 29, 2015

Los artistas suizos Jojakim Cortis y Adrian Sonderegger comenzaron a recrear las fotos más famosas del mundo en modelos en miniatura para asegurar que cada mechón de nube, terrón de tierra e inclinación de la cabeza fuera fiel a su original.

Cortis crear escenas complejas de cartón y algodón, trabaja como fotógrafo de alta categoría para publicidad y revistas con Sonderegger.

“Puedes dividir las imágenes icónicas en dos clases diferentes: están las que solo conocemos por libros porque son muy antiguas y luego están las más recientes, como las del 9/11, donde todos recuerdan lo que estaban haciendo en ese momento. Cuando la gente ve estas imágenes, los sentimientos son más personales”, aseguró.

El ambicioso proyecto, llamado “Iconos”, comenzó con una broma sobre copiar una de las fotografías más valiosas del mundo… “Rhein II” de Andreas Gursky. Cuando fue subastada por 4,3 millones de dólares en el 2011, la aparentemente simple imagen del río Rin de Alemania era la fotografía más costosa alguna vez vendida.

Desde entonces, el dúo artístico ha recreado aproximadamente una docena de las imágenes más famosas durante los últimos tres años.

Entre su trabajo destacan la del desastre del Hindenburg de 1937 por Sam Shere, pero el El modelo que requirió el trabajo más intenso de todos fue la fotografía “Tank Man” de 1989 por Stuart Franklin, una imagen que capturó el momento espeluznante en la que una figura solitaria obstruyó el camino de los tanques militares durante las protestas estudiantiles en la Plaza de Tiananmén.

“Compramos los tanques en eBay de China”, explicó Cortis. “Eran ese tipo de kits de modelos que teníamos que armar”.

Sin embargo, por mucho, el objeto más difícil de imitar es la gente; por lo tanto, es por eso que, a menudo, a los modelos de Cortis y Sonderegger se les oculta el rostro. Facilidad de creación, más que apego emocional, ha sido hasta ahora el factor decisivo al momento de elegir una fotografía.

Dicho esto, los artistas siguen buscando a través de un sinnúmero de tiendas de juguetes en la misión que han emprendido para encontrar una figura con los mismos dedos de los pies del prisionero encapuchado en la imagen de Abu Ghraib de 2003.

Mientras tanto, el secuestrador con pasamontañas representado en la fotografía de Ludwig Wegmann en los Juegos Olímpicos de Múnich en 1972, fue creado con plastilina y medias de mujer.

El par acaba de terminar de hacer una versión en miniatura del asesinato del presidente estadounidense John Kennedy en Dallas, el cual ocurrió en 1963, y Cortis no sabe explicar la razón por la que muchas de nuestras fotografías más conocidas también son algunas de las más oscuras de la humanidad.

“No es que hubiéramos pensado recrear imágenes negativas. Sin embargo, creo que simplemente hay más imágenes icónicas negativas que positivas”, dijo.

“Pero hay esperanza. La historia continúa. Y el proyecto aún no ha terminado”.

Comentarios

comments