El arte de trabajar con piedras

Karina Ruiz – Marzo 31, 2015

artesano (1)

Ambrosia Herrera Beltrán aprendió a labrar la obsidiana desde hace 20 años, cuando “un día se me ocurrió decirle a mi esposo que quería irme a trabajar”.

Su marido, Agapito Hernández Nieto es artesano de San Francisco Mazapa, en San Juan Teotihuacan, le dijo que si quería le enseñaba a su oficio y así le ayudaba en el taller, desde entonces quedó atrapada por la energía de este material.

“Es apasionante tener una piedra en bruto y que de ahí salga cualquier figura. La misma piedra te va dictando qué quiere”, asegura.

Para Ambrosia, la energía es un tema ligado a las rocas y los minerales, pues afirma que cuando maniobra el cuarzo y el jade termina agotada “es mucha energía”.

Agapito y su esposa tienen una tienda, donde venden piezas que ellos elaboran en obsidiana y piedras semipreciosas como jade, malaquita, cuarzo y turquesa, entre muchas otras.

Junto con sus hijos, han emprendido también un negocio artesanal y orgánico de licor de xoconostle y tuna; mermelada de plátano, tejocote y xoconostle; miel de maguey y de abeja, rompope de sabores, nopales y chiles en escabeche, salsas y tortillas de nopal.

“La obsidiana ayuda a transmutar las energías, la usan para sanar situaciones emocionales y también en masajes terapéuticos; si en tu mesa pones varias piezas de obsidiana, se mueve mucho la energía; limpia el espacio, por eso es maravilloso trabajar con las piedras”, reitera.

Ambrosia y Agapito están ubicados en la calle del Reloj No. 4 (atrás de la iglesia), en San Francisco Mazapa, Teotihuacan. Los precios de sus productos son de “taller”, así que son muy accesibles.

Comentarios

comments