Seguridad ineficiente cerca de Palacio Municipal en Ecatepec

SAN CRIS DOS

Karina Ruiz- Noviembre 30, 2014

Comerciantes y habitantes del primer cuadro de San Cristóbal sostienen que el trabajo y la imagen de la policía municipal cada vez está peor, al punto que no garantizan la seguridad de los ciudadanos, y “en sus propias narices se cometen asaltos, mientras ellos están entretenidos en su celular”, asegura el propietario de un negocio de la avenida Insurgentes; “ya no representan autoridad, respeto ni temor ante los delincuentes”, asevera.

El pasado viernes, alrededor de la una y media de la tarde, se suscitó una persecución entre dos rateros y policías, desde la avenida Morelos hasta Insurgentes; calles principales de la cabecera municipal, lo que dejó un saldo de un delincuente abatido, y el otro detenido. Tras asaltar la oficina de Telecomm Telégrafos, ubicada en avenida Morelos, los hampones despojaron a un conductor de su auto, un Stratus blanco, en el que emprendieron la huida.

Fue justo a espaldas de las oficinas municipales, sobre la avenida Insurgentes, entre Nicolás Bravo y Adolfo López Mateos, donde uno de los asaltantes enfrentó a los uniformados, quienes le dispararon de frente. Cayó herido frente a una plaza comercial. El pánico de los transeúntes y quienes estaban en los negocios cercanos, al inicio fue por la incertidumbre de las detonaciones. Un oficial lanzó tiros al aire, acto criticado por los ecatepequenses: “una bala perdida puede matar a alguien”, dice Verónica, empleada.

Por otra parte, la reacción del guardia de seguridad de la plaza, en la que impactaron algunos disparos, fue “más alarmante”, ya que sacó su arma, y al no saber de dónde llegaban los balazos, apuntaba para todos lados, ocasionando más pánico entre las personas que evacuaban el lugar. Aunque es vigilancia particular, es imprescindible que su capacitación brinde seguridad, ante una emergencia de este tipo.

Asaltantes despistados

Verónica es empleada de una boutique de ropa, y hace dos semanas fue víctima de robo con violencia. “Eran las seis y media de la tarde, llovía mucho y casi no había gente en la calle. Entró una pareja; él me pidió le mostrara una chamarra, y cuando bajaba la prenda con un gancho, me apretó del cuello, me puso la pistola en las costillas y con un rodillazo, me tiró”. Verónica fue golpeada por el hombre, quien recibía las indicaciones de la mujer; la amordazaron con cinta canela y encerraron en el baño del local.

Vaciaron la tienda, llevando un motín de más de 30 mil pesos en mercancía. Al ser rescatada por el joven del negocio de al lado, se percataron que dejaron la credencial de elector de la mujer, quien lleva por nombre Susana Salinas Hernández, de 22 años de edad. También tres memorias usb; una de ellas con fotografías de la pareja en escenas románticas, y con sus hijas: una menor con síndrome de Down, y la otra adolescente. Ya se levantó el acta informativa ante las autoridades, y los supuestos rateros están desaparecidos.

Comentarios

comments