Se preparan estadunidenses para el fin del mundo

A menos de dos semanas de que se cumpla la profecía sobre el presunto fin del mundo, el interés por la cultura maya y los preparativos de estadunidenses alcanzaron en San Diego niveles sin precedentes ya que hay quienes han adquirido diversos productos en caso de que se resulte cierto.

Niko Sánchez, un veterano de la guerra de 1991, compraba este martes una nueva máscara antigases y un machete en la tienda de artículos de sobrevivencia Van, en San Diego.

Sánchez dijo que se ha documentado y lo que a su parecer ocurriría este mes no será el fin el mundo, sino una calamidad que afectará a muchos y según sus cálculos generará grandes desordenes.

“Es mejor estar preparado y protegido, sabes”, argumentó; además ya tiene en su casa alimentos imperecederos, botiquines, equipos de emergencia y un auto que explicó que había semiblindado de alguna manera.

Un empleado de la tienda dijo que la preocupación de Sánchez se ha vuelto común en San Diego desde hace unos meses, y sabe que en otros lugares también se venden muy rápidamente equipos llamados tácticos de sobrevivencia.

Por la creciente demanda, un buen impermeable o un machete de la serie táctica ahora duplica su valor, y según el dependiente del establecimiento tienden a venderse más caros conforme se acerca la fecha de la profecía.

“Todo esto es una locura”, dijo por su parte Mark Van Stone, profesor experto en la cultura maya del colegio Southwestern en Chula Vista en California.

El maestro se quejó de que “no me dejan en paz; me buscan reporteros y todo tipo de personas para consultarme acerca de lo que sucederá este 21 de diciembre”.

Dijo que contrario al fin del mundo, lo que ha iniciado es un interés nunca antes visto por la cultura maya, especialmente por su precisión en astronomía.

El profesor, que vivió un tiempo en el sureño estado mexicano de Chiapas para investigar sobre los mayas optó por dar pláticas abiertas al público en el representativo Parque Balboa de San Diego, para así atender y responder a inquietudes de múltiples personas.

Aunque Van Stone ya ha publicado en innumerables sitios de Internet una serie de ensayos con los que explica que el mundo amanecerá este 22 de diciembre, considera que las charlas son importantes porque hay personas que, después de estas fechas, pueden mantener el interés por el antiguo mundo maya.

Comentarios

comments