Buscan espacios para la cultura en Atizapán

Un hombre cano completamente sordo, despeinado y torpe para marcar correctamente el compás
musical, así presentaron Fantasía Coral, obra biográfica sobre la vida y obra del compositor alemán Ludwing Van Beethoven a cargo de la orquesta y grupo cultural Branshala, en Atizapán.

Esta obra músico-teatral además de impulsar los talentos atizapenses, busca motivar e incentivar el teatro en este municipio, ya que este arte no existe como práctica y tampoco como enseñanza, indicó Edgar Raynier, director titular del grupo Branshala.

Comentó que los músicos y actores participantes en Fantasía Coral pretenden a través de eventos organizados por ellos, crear una consciencia cultural en la sociedad, empezando por su municipio y aquellas localidades que les ofrezcan un espacio.

“Nosotros queremos abrirle la oportunidad a otras áreas culturales del grupo Branshala y así como hemos impulsado a la Orquesta queremos resaltar los trabajos en teatro, danza, pintura y música” externó Edgar Raynier.

Laura Martínez y Joaquín herrera, protagonistas de la puesta en escena que fue acompañada por el coro
Branshala, tenían otro objetivo: hacer visible lo que la cotidianeidad hace invisible, como la música de
Beethoven.

“Es claro que la música de Beethoven está en todos lados sin embargo no reparamos en ella y aun oyéndola no la escuchamos”, dijo el director de Branshala.

Fantasía coral fue un trabajo constituido durante más de dos meses, donde participó la pintura, la escenografía acompañadas con música y un ingenioso trabajo que representó organizar y ensayar una obra teatral.

La representación se llevó a cabo en el Foro Esmeralda de Chiluca, Atizapán, El director Edgar Raynier aprovechó la ocasión para pedir a las entrantes autoridades la construcción de espacios céntricos para poder realizar sus trabajos; un teatro al aire libre, salones de baile, casas culturales, espacios dedicados al arte.

Comentarios

comments