ÚLTIMO MINUTO :

Tezcutzingo, palacio de la realeza texcocana

A un lado de Texcoco y por un camino de alfombra verde que se recorre de forma zigzagueante se llega a la zona arqueológica de Tezcutzingo, donde se encuen- tran vestigios notorios de la grandeza del pasado mexicano; es un espacio sagrado, agrícola, de actuación y de trabajos de tierras.

Tezcutzingo, así se llama este espacio creado por Nezahualcóyotl en el siglo XV, en la actualidad es una zona arqueológica abierta al público y resguardada por el Centro INAH Estado de México, Instituto Nacional de Antropología e Historia del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (INAH-Conaculta); se cree que fue el primer jardín botánico de América.

La belleza de este sitio, considerado como un palacio de la realeza texcocana, esconde estructuras como El Acueducto, El Baño de la Reina, El Baño del Rey y El Reservorio, «se piensa que los baños eran una función secundaria, desde el punto de vista tecnológico, se cree que formaba parte de un sistema hidráulico de dotación de agua», comentó Fernando Guerrero, arqueólogo del INAH mexiquense.

Según el especialista, el agua fluía hasta las tinas a través de una red de pequeños canales, labrados en roca y alimentados por un acueducto procedente de un manantial que nace en un cerro vecino.

Es una verdadera obra de ingeniería hidráulica que surtía del preciado líquido a las tinas, fuentes y jardines que estaban alrededor del cerro. 

¿Sabías qué…?

Tezcutzingo está en El cerro de Texcutzingo, se localiza junto a los poblados de San Nicolás Tlaminca y San Dieguito Xochimanca. Se llega a él por la carretera México-Texcoco, tomando la desviación hacia Molino de Flores, donde se asciende a la zona

›Abierta al público de martes a domingo de 10 a 17 hrs. ¡Entrada gratuita!

Hoy Estado

Read Previous

Quiere UAEM 6 o 7 centros universitarios más

Read Next

“Jamás voy a superar 1985”

error: Content is protected !!