ESTADO DE MÉXICO A 31 DE OCTOBER, 2014

Turismo

Ozumbilla, rústico poblado que se resiste al cambio

Emmanuel Suberza

7 / junio / 2012

Los acordes de una tambora irrumpen el silencio cotidiano de las calles de Ozumbilla, el pueblo con más historia de todo Tecámac, o por lo menos, así lo aseguran la mayoría de sus habitantes, mientras el llamado a misa, invita a vecinos y visitantes por igual a no perder la oportunidad de visitar la Iglesia de Santa María Ozumbilla, fundada por los agustinos en el siglo XVII.

Esta parroquia, se ha convertido en uno de los monumentos más queridos por los tecamaquenses, incluso, su monumental torre campanario, su fachada labrada en cantera y sus vitrales y cúpulas hechos a mano con mosaico poblano, suelen ser presumidos a los turistas por "Don Juan", mientras deleita el paladar de los turistas en su local de frituras.

 

 

Mientras, los turistas más aventurados descubren entre las pintorescas calles del poblado que a pesar de que el tiempo no ha logrado detener la modernidad que se ha adueñado del municipio, Ozumbilla continúa siendo una comunidad que se niega a olvidar su encanto rustico y sus tradiciones.

 

 

Dichas tradiciones se conjugan con las risas de los niños y los besos de los enamorados quienes día a día, se divierten en los juegos infantiles y en el kiosco en la plaza que resguarda la imponente iglesia, mientras los mayores, acuden al llamado a misa que anunciado armoniosamente por las campanas.

 

 

"Además, dicen que aquí en Ozumbilla están las mujeres más bonitas de Tecámac", asegura ‘Don Juan' mientras en las casas lejanas, la vista de la demarcación se convierte en uno de los paisajes más admirados por propios y extraños, quienes no pierden la oportunidad de retratar en una fotografía, la pasividad de un pueblo que se resiste a cambiar.

El poblado de Santa Maria Ozumbilla está ubicado sobre el Kilómetro 32 de la carretera MéxicoPachuca, en el municipio de Tecámac.

 

 

RELACIONADAS