ESTADO DE MÉXICO A 2 DE SEPTEMBER, 2014

Actualidad

Conjugan tianguis mexiquenses tradición y picardía

Redacción

29 / febrero / 2012

"No es difícil vivir de las ventas en el tianguis, a pesar de que hay competencia los clientes siempre llegan la mayoría de quienes trabajamos en esto hemos sacado adelante a nuestros hijos, de pequeños nos tuvieron que acompañar pero que de adultos cuentan con una licenciatura para defenderse y que no sufrieran como nosotros lo hicimos por falta de estudios u oportunidades". Rosa María, tianguista con dos hijas egresadas de UNAM

A lo largo del territorio mexiquense existen tianguis tradicionales y reconocidos, aportan productos de primera necesidad y son el sustento de miles de familias dedicadas al comercio.

La historia de los tianguis se remonta hasta antes de la época prehispánica y con el tiempo evolucionaron a los que conocemos hoy en día; son una mezcla de tradiciones mesoamericanas y del medio oriente que llegaron a través de la colonización española.

En Nezahualcóyotl se instalan semanalmente unos 60 tianguis, dos de ellos están entre los más grandes de Latinoamérica.

El de la avenida Texcoco tiene una historia de más de 40 años y ha crecido con el tiempo; cruza por cinco colonias del municipio y una del Distrito federal; nace en la Avenida Adolfo López Mateos, ocupa los dos sentidos de la vialidad y se extiende hasta el Periférico Oriente.

El padrón promedio que tiene registrado el Ayuntamiento es de 3 mil 500 locatarios, aunque su extensión en el DF podría ser similar, llegando a los 7 mil puestos.

El otro gigante es el del Bordo de Xochiaca que con 32 años es considerado el tianguis de autos más grande de América Latina. Ha sobrevivido a las crisis económicas que ha vivido la población de la zona oriente del Valle de México e incluso a la competencia que representan las agencias automotrices con sus estratégicos planes de financiamiento.

Los municipios de Ecatepec y Coacalco han sido un punto de referencia por la compra-venta de vehículos. En Ecatepec los alrededores de la Central de Abastos, mientras que en Coacalco, el mercado de autos ubicado sobre avenida López Portillo esquina avenida México-Tultepec son un referente.

Otra de las modalidades de tianguis es el de los fuegos artificiales, como el de San Pablito, en Tultepec, que tiene 300 locales donde son vendidos productos elaborados a base de pólvora, mientras que el Baraje Tultitlán, zona marginada a las faldas de la Sierra de Guadalupe, es conocido por su tianguis local de artículos seminuevos.

En el Valle de Toluca los tianguis también son una tradición de varias décadas, en las que generalmente los habitantes de las comunidades aledañas o de la región encuentran artículos de todo tipo a precios accesibles.

El mercado popular más importante es el de la capital mexiquense, que se instala los días viernes, hasta hace algunos años en derredor de la Terminal de Autobuses, sin embargo provocaba graves conflictos viales y por eso fue reubicado.

Actualmente, está instalado en la colonia Aviación-Autopan, a las afueras de la ciudad, a un costado de la carretera que lleva a Atlacomulco.

Soportan tianguistas inclemencias

Aguantar climas extremos con calor intenso y fuertes lluvias; costales con más de 25 kilogramos de peso, comidas a destiempo y mal balanceadas, son algunos de las causas que originan inestabilidad en la vida de quienes trabajan en los tianguis.

"Cuando inicié sufría con los cambios de temperatura y que no tenía horario de comida establecido, pero a la larga el cuerpo se acostumbra, desafortunadamente, quienes tienen más de 30 años viviendo en los tianguis comienzan a presentar fuertes dolores en las rodillas, piernas o lesiones provocadas por cargas", dijo Hermelinda, comerciante en San Andrés Atenco.

Para algunos de los vendedores de tianguis esta actividad ha sido heredada por sus padres al no poderles ofrecer oportunidades de estudio.

Don Armando Hernández inicia su día a las cuatro de la mañana, para él es una costumbre desde los siete años, cuando acompañaba a su padre a comprar a la Central de Abastos las verduras que más tarde ofrecerían a sus clientes en el tianguis sobre ruedas de El Tenayo, Tlalnepantla, instalado los martes.

El traslado y las compras no pueden tardar más de tres horas, el puesto debe estar instalado antes de las ocho de la mañana, para alcanzar un buen lugar y evitar que algún vendedor gane el espacio en el que permanecerá hasta las 17:30 horas.

Con la mirada pérdida en los recuerdos, Don Armando afirma que los tianguis son su vida, pues en ellos creció y de éstos vive.

Frutas, verduras, carnes, alimentos preparados, bebidas, condimentos, productos lácteos, dulces, plantas, animales, artículos varios para el hogar y la limpieza, cosméticos, ropa, lencería, calzado y hasta artículos de telefonía celular o computadoras, son algunos de los productos que pueden adquirirse en los tianguis sobre ruedas a un precio económico y de calidad más duradera, según afirman las encargadas de las compras.

"Prefiero comprar en los tianguis que en los mercados fijos, ya que en los primeros, los productos están más frescos, más baratos y hay para escoger, mientras que en los establecidos en la colonia, encuentras productos que tienen más tiempo, duran poco y a pesar de que son viejos, su costo es alto, pues no tienen competencia directa", comentó Dalia Morán, consumidora del tradicional tianguis de San Juan Ixhuatepec.

¿Sabías qué...?

  • En Metepec el lunes es considerado el día de plaza; en Zinacantepec los domingos y en Lerma los sábados.
  • 7 mil puestos aproximadamente tiene el mercado de Nezahualcóyotl de la Avenida Texcoco; que llega hasta territorio del DF.
  • 35 a 45 por ciento se estima la caída en la venta de autos en los mercados mexiquenses.
  • 300 locales conforman el mercado de San Pablito.

RELACIONADAS